Windows Server 8: Las actuales aplicaciones serán compatibles, pero sólo en arquitecturas x86

Microsoft aclaró que las aplicaciones existentes podrán correr sobre Windows 8, pero no en arquitecturas de chip ARM
La semana pasada, Microsoft presentó una vista preliminar técnica de Windows 8. Directivos de la empresa destacaron el hecho de que el sistema operativo de la siguiente generación podrá correr sobre dos arquitecturas de chip en lugar de una. También destacaron que las aplicaciones serían compatibles con previas versiones de Windows.
En el marco de la conferencia Build, realizada en Anaheim, ?Todo lo que corre en Windows 7 lo hará en Windows 8,? dijo Steven Sinofsky, quien preside las divisiones Windows y Windows Live de Microsoft. Esto acompañó al anuncio de Windows 8 Technical Preview.
Pero al día siguiente, en otro evento, Sinofsky debió aclarar su promesa de compatibilidad. Las aplicaciones Windows 7 serán compatibles con Windows 8, pero sólo sobre arquitecturas x86. No funcionarán sobre Windows 8 en sistemas que tengan arquitecturas ?system-on-a-chip? de ARM Holdings. La razón está en las grandes diferencias que existen entre los propios chips.
De hecho, en el evento CES (Consumer Electronics Show) realizado en Las Vegas en enero pasado, Sinofsky había sido claro sobre esta incompatibilidad. La polémica apareció cuando un ejecutivo de Intel, Renee James, dijo a los analistas que Microsoft tendría que realizar múltiples portaciones de Windows 8 para soportar a ambos procesadores, x86 y ARM. Microsoft respondió que James estaba equivocado, pero nunca aclaró la cuestión de incompatibilidad entre las dos arquitecturas de chips y las aplicaciones escritas para ellos.
Muchos consideran que Microsoft enfrenta una situación de riesgo al soportar dos diferentes procesadores, ya que sus clientes están acostumbrados a Windows con Intel. Mientras que x86 ha sido un estándar para PCs y Notebooks, ARM domina en las arquitecturas de teléfonos móviles en el mundo.
Las arquitecturas de procesadores de Intel han sido diseñadas para cosas como alta performance, virtualización y soporte a grandes volúmenes de memoria. Por su parte, los procesadores ARM responden a formatos miniaturizados y bajo consumo de energía. El tercer elemento en discordia es Windows Phone, el OS que Microsoft trata de imponer en el segmento de la movilidad.
Son las diferencias entre estas dos arquitecturas, x86 y ARM, las que hacen que Windows Server 8, la versión servidor del nuevo sistema, sólo funcionará con chips x86.
?Windows Server 8, al igual que Windows Server 2008 R2, son sistemas operativos de 64 bit y la virtualización es una de las capacidades clave que buscan los clientes. Al momento, no existen planes para que Windows Server soporte otras arquitecturas fuera de x86. Pero a medida que el horizonte de tecnología se amplía, seguiremos analizando la demanda de los consumidores para garantizar que tenemos el más convincente sistema operativo servidor que ofrecer.? Estas fueron las palabras que Amy Barzdukas, gerente general a cargo de Microsoft Server and Tools, dirigió a nuestra editorial vía email.