Windows 10 llega el 29 de julio con sus habituales problemas de compatibilidad

9 Jun 2015 en Software

windows10La aparición de una nueva versión de Windows no es ya la novedad que solía ser antes de la proliferación de otras opciones, sobre todo en esta nueva etapa de tablets, smartphones y escritorios virtuales alojados en una nube. Todo sin olvidar a las Mac y a sus variados sistemas operativos para diversas aplicaciones. Sin embargo, para aquellos que sí siguen el camino de Windows como usuarios individuales o como parte de la infraestructura empresarial, la novedad suele ser importante.

Windows es un sistema operativo que, a nivel desktop, siempre alienta un mayor rendimiento. PCs y notebooks que se “achanchan” con el tiempo de uso, misteriosos comportamientos con la aparición de congelamientos parciales y otros eventos de esta naturaleza, son los que generan un estado de satisfacción incompleta. El advenimiento de Windows 10, como en las anteriores versiones, trae un hálito de esperanza hacia la satisfacción plena.

 

La fecha está fijada

Windows 10, según el anuncio oficial de Microsoft, estará disponible el 29 de julio próximo para todos sus seguidores. En su habitual optimismo, el marketing de Microsoft recomienda que los usuarios utilicen una aplicación que ha provisto para reservar el upgrade a Windows 10 que, en esta oportunidad, será gratuito a todos los usuarios de versiones legítimas de Windows.

Los departamentos de IT deben estar preparados para la llegada de esta nueva versión de Windows. Ya no es posible pasar por procesos de evaluación y homologación debido a que BYOD (Bring your own device) es ya un concepto reinante y los usuarios se comportan de una forma que hace algunos años habría sido anárquica e inadmisible. Es seguro que van a aparecer máquinas con Windows 10 en todas las organizaciones.

 

Problemas de compatibilidad

Se trata de problemas que pueden afectar tanto a los usuarios individuales como a los corporativos. Esto no es nuevo y ha ocurrido en versiones anteriores, de modo que nadie puede aducir que no lo preveía. Y menos cuando la misma Microsoft ha lanzado una aplicación llamada “Get Windows 10” que se actualiza en todos los equipos de consumidores y empresas, siempre y cuando no estén conectados directamente a un dominio corporativo.

La aplicación se da a conocer como un pequeño icono Windows que aparece en la barra de tareas. Haciendo click en el mismo, se sugiere al usuario que reserve su upgrade a Windows 10 sin cargo. Por otra parte, en una de las opciones del menú de esta aplicación, se ofrecen mayores detalles, incluyendo la forma en que funciona el upgrade sin cargo, algo más de información sobre Windows 10 y los dispositivos y aplicaciones que pueden llegar a presentar problemas de compatibilidad con la nueva versión del sistema operativo.

Según la gente de Microsoft, la cantidad de “Windows insiders” que ha instalado la versión preliminar de Windows 10 alcanza al millón y medio. En ese proceso de experimentación preliminar, se han corregido más de 1300 bugs reportados por los usuarios.

Si bien Windows 10 ha sido diseñado para funcionar correctamente con las actuales PCs y sus aplicaciones, los problemas de compatibilidad han sido siempre parte de la experiencia de los upgrades de Windows. Esto se hace más notable cuando se trata de usuarios con dispositivos o software especializados y de aquellos que utilizan hardware ampliado.

Como dijimos antes, una gran parte de las organizaciones opera con programas formales de BYOD. Es casi imposible que los departamentos de IT corporativos escapen al impacto que pueda tener Windows 10. La mayoría de las consultoras, incluyendo a Ovum que nos aporta sus contenidos, aconsejan estar preparados. Windows 10 aparecerá con un nuevo browser, por lo que los departamentos de Recursos Humanos, por ejemplo, querrán verificar su funcionamiento en el portal de empleados, incluyendo aquellos que tienen sistemas para registros de horas trabajadas, seguimiento de beneficios, etc. Estar preparado es necesario.

Históricamente, las versiones nuevas de Windows han sido bienvenidas por la industria de la PC porque estimulaban las ventas de nuevos equipos. Pero en el nuevo escenario del mercado esa certeza ya no lo es tal. Compañías fabricantes de PCs y Notebooks, además de tablets y otros dispositivos, como lo son Hacer, ASUS y Lenovo, han seguido el viejo esquema y anuncian nuevos diseños de PCs y tablets Windows que se entregarán de fábrica con el nuevo sistema operativo. Mientras tanto, otros fabricantes de PCs han lanzado ventas de liquidación de sus equipos con Windows 8.1.

Finalmente, la experiencia de uso dirá qué tan exitoso es Windows 10. Las ventas no son necesariamente un reflejo de las bondades de un sistema operativo que en la mayoría de los casos es adquirido por defecto.