VMworld: Alianza VMware-Docker ¿Una maniobra defensiva?

1 Sep 2014 en Software

Para algunos, una alianza inesperada, para otros, previsible. Hace apenas un par de meses, Bill Fathers, VP a cargo de Hybrid Cloud Services en VMware, definió a la tecnología de containers de Dockers como a una “virtualización light,” a la que veía con potencial de ser muy eficiente aprovechando las infraestructuras. En ese momento señaló que su empresa, VMware, estaba observando detenidamente el espacio en el que aparecían los tempranos adherentes a esa tecnología que surge de un proyecto open source.

Entre ellos, teníamos a Red Hat, Microsoft y Google. También destacó que estaban estudiando la compatibilidad con Docker en la plataforma VMware y que, como VMware es una empresa orientada al cliente, iban a tener un ojo puesto en lo que ocurriese con este proyecto.

La semana pasada, en el evento VMworld, se comunicó la concreción de una alianza con Docker, Google y Pivotal, esta última la unidad de negocio de aplicaciones de EMC, empresa que a su vez es propietaria de VMware. La intención de esta alianza es la de ayudar a las empresas a que puedan utilizar y administrar aplicaciones basadas en containers en una plataforma en común y capaz de escalar en nubes privadas, públicas e híbridas.

En el comunicado de VMware no se mencionaron algunos de los factores que llevan a esta alianza. En primer lugar, tenemos que en el mercado existe una marcada tendencia a salir de los esquemas tradicionales del data center, hoy el fuerte de VMware, pasando a un modelo cloud distribuido donde tiene su mayor fortaleza la tecnología de containers. Por otra parte, existen muchos desarrolladores de aplicaciones que están adhiriendo a la utilización de containers y que, eventualmente y dependiendo del caso, ni prestan atención a la costosa plataforma de virtualización de VMware. Y esto se hace más evidente en momentos en que las aplicaciones Web reinan y donde los containers se especializan en esa clase de aplicaciones.

Los containers están ganando adeptos y se van imponiendo en el mercado. Es un tema al que VMware tenía que hacer frente y esta alianza es vista como una maniobra defensiva. La compañía incorporará a esta amenaza competitiva, si es posible, a la misma velocidad con la que la misma se establece en el mercado.

¿Maniobra defensiva de VMware?

Pero la cosa no es tan sencilla como “únete a tu enemigo.” La mayoría de los observadores no ven bien claro cómo va a funcionar esta alianza. Por un lado, es posible que VMware con Docker lleguen a ofrecer una solución ideal. También es posible que los containers puedan evolucionar hasta dejar fuera de juego a la virtualización tal como hoy la conocemos y que esta alianza no sea otra cosa que un primer paso en esa dirección.

Como toda amenaza competitiva en su estado temprano, se trata más de prevención que de efecto. VMware cuenta con una base instalada y un ecosistema muy sólido y su plataforma, como lo mencionamos en otro artículo anterior, cuenta con herramientas de administración muy avanzadas y valoradas por las empresas usuarias. En cambio, los containers están todavía en su ciclo de aparición y promoción, donde tradicionalmente se habla mucho pero no siempre se concreta en proporción al bombo del mercado. Y Pat Gelsinger, el CEO de VMware, comprobó esta situación cuando preguntó en la conferencia de prensa: Hace seis meses ¿Cuántos de ustedes estaban hablando de containers? Las manos alzadas fueron muy pocas.

No queda duda que todavía VMware no enfrenta a un competidor que vaya mano a mano con ellos. Se trata de dos enfoques bien diferentes que incluso pueden complementarse. Gelsinger se refirió a esta tecnología diciendo:”la mejor forma de entregar containers es a través de una máquina virtual.” Si bien puede haber cierta verdad en esta afirmación, no todos los desarrolladores están de acuerdo con ella.

Qué dicen los demás

No todos coinciden en que se trata de una alianza nacida de factores completamente positivos. Uno de los disidentes es Gordon Haff, Evangelizador de Cloud Computing en Red Hat. “VMware no está incorporando nuevas tecnologías de importancia y se acerca a ciertos movimientos como OpenStack y Docker/containers más de palabra que otra cosa. VMware no se ha involucrado con profundidad en lo comunitario de la tecnología en la medida en la que lo hace Red Hat. Fuera de la participación de VMware en OpenStack Neutron a través de su adquisición de la empresa Nicira, no ha hecho mucho. En VMworld, sólo vimos parches y lustre aplicados a los productos VMware existentes y no un verdadero compromiso con el trazado de nuevos caminos,” dijo Haff.

Pero también hay otros que ven a esta alianza como beneficiosa. El caso de Dana Gardner, analista de Interarbor Solutions, quién cree que es algo que complementa “las largamente perseguidas metas de VMware en SDDC (Software Defined Data Center), nubes híbridas, Devops y DaaS (Desktop as a Service). La pregunta al largo plazo es si uno elegiría ir con containers sobre bare metal (sin usar sistema operativo), prescindiendo de VMware para cierta clase de cargas de trabajo. Sin embargo, no veo cómo esto obviaría todas las demás demandas de orquestación, automatización, administración y eficiencia operativa. Si los containers despegan, se presenta otro problema de proliferación a resolver (como ocurrió con las VMs) y VMware está preparado para resolverlo. Yo veo a esta alianza con los containers como algo en lo que los clientes también ganan junto con VMware. Por otra parte, los desarrolladores de sistemas operativos y middleware no serán muy favorables con los containers, ya que éstos hacen de Linux sobre hardware commodity la opción de facto.

Otros observadores ven que Docker ha ganado prestigio como entorno para el despliegue eficiente de aplicaciones. Al adoptar Docker y containers, VMware está protegiéndose y manteniéndose cerca del enemigo. Con su tecnología, VMware se puede convertir en el intermediario para que su competidor llegue a las empresas usuarias. Esta movida que consite en habilitar a un potencial competidor para que llegue mejor al mercado, es vista como riesgosa por muchos analistas.