VMware e Intel impulsan la virtualización en ambientes x86

13 Mar 2006 en Servidores

Las dos empresas anunciaron su intención de trabajar juntas para que las instalaciones con múltiples servidores x86, en las que hoy sólo se utiliza una fracción de la potencia disponible, puedan aprovechar toda esa computación ociosa.
El acuerdo se anunció en el marco de Intel Developer Forum y es tanto en tecnología y productos, como en su marketing. Las dos firmas quieren realizar una campaña promoviendo las ventajas de la tecnología de virtualización, especialmente en las CPUs de mayor potencia.
La práctica general hasta hoy ha sido la de una aplicación por cada CPU y eso, según Brian Byun, VP de productos y alianzas de VMWare, se debía al techo de la memoria de hasta 4GB propia de las computadoras de 32 bits, donde no convenía que las aplicaciones compartieran espacios de direcciones por los posibles conflictos con DLLs u otros.
Hoy, esa noción debe ser reemplazada para aprovechar las posibilidades de las nuevas plataformas. Hasta hoy, VMware apuntó a clientes con cientos de cajas que utilizaban sus CPUs en porcentajes de un dígito y los llevó a consolidar sus servidores en una máquina física. Siempre según Byun, con VMware los clientes pueden consolidar entre 10 y 50 sistemas en una misma caja, dependiendo de las aplicaciones.
Intel ha apoyado los esfuerzos de VMware en los últimos años. “X86 no fue diseñado para una virtualización sencilla y por eso le pedimos a Intel que agregara características en su hardware, haciendo que el software sea más fácil de desarrollar y mantener. Con el tiempo logramos que todo funcione mejor,” agrega Byun.
En noviembre del año pasado, Intel presentó sus Virtualization Technologies, diseñadas para mejorar el rendimiento y superación de fallas de sus procesadores en un entorno virtual.
El siguiente paso será Intel Virtualization Technology for Directed I/O, también llamada VT-d, que aparecerá en el 2007. Esta tecnología permitirá que dispositivos de I/O específicos sean asignados en forma individual a máquinas o particiones virtuales. Por ejemplo, una tarjeta de interfaz de red podrá asignarse a una máquina virtual dentro de un servidor, lo que mejorará el rendimiento y reducirá la probabilidad de conflictos en el sistema.
No decir que AMD, el rival de Intel, también tiene sus planes en virtualización, sería desleal. Ha estado precargando Xen, la tecnología de virtualización open source, en sus sistemas AMD64 desde el año pasado. Además, prevé extensiones de virtualización basadas en sus CPUs para la segunda mitad de este año, cuando ocurra la liberación del release Rev F de su línea Opteron. VMware soportará esas extensiones.