Vista y Longhorn facilitarían el cambio a IPv6 en las organizaciones

Vista y el futuro Longhorn Server no son los primeros sistemas Windows que soportan IPv6, pero sí son los primeros en tener soporte a IPv6 instalado y habilitado por defecto. Vista puede suavizar el pasaje a IPv6, lo cual puede adelantar el cambio en algunas organizaciones que migren al nuevo sistema operativo.
Microsoft ha creado a Vista con lo que ha denominado “La siguiente generación del stack TCP/IP,” el cual utiliza tanto al anterior IPv4, como a IPv6. Esto equivale a decir que una máquina corriendo con Windows Vista podrá comunicarse a través de IPv4 e IPv6 al mismo tiempo. Este enfoque de dos capas IP facilitaría la transición de la infraestructura a IPv6 sin que las empresas tengan que preocuparse por temas de interoperabilidad con sus puestos de trabajo.
Algunos especialistas temen que Vista recargue los sistemas servidores de DNS (Domain Name Systems) al transmitir simultáneamente información IPv4 e IPv6, mientras que la mayoría de los expertos consultados cree que el papel que jugará Vista será el de facilitar la transición y no el de aumentar las complicaciones. En realidad, Vista debería simplificar las cosas ya que permitiría la inserción de tecnología IPv6 en la mayoría de los sistemas end-desktop sin necesidad de actividades específicas de los administradores de sistemas.