Utility computing, un segmento nuevo en permanente cambio

25 Oct 2004 en Servidores

La firma investigadora Forrester Research, a través de uno de sus analistas, Frank Gillett, cree que la idea de HP respecto a UDC que hemos visto en el párrafo anterior, era adecuada en el momento de su presentación en el año 2001. Uno de los obstáculos para UDC fue el de su alto costo de instalación inicial. Una serie de racks controlaría todo lo que estaba fuera y dentro de ellos, siempre que existiera compatibilidad y que los dispositivos estuvieran cableados a través o dentro del rack. Se trataba de una compra gigante, con elementos propietarios de HP y que requería de una reestructuración de todo el data center. “Un enfoque basado en software permite el acceso gradual y a menor costo,” agrega Gillett. La gente de Forrester define a la próxima generación de computación on demand con el término Organic IT, algo que apunta principalmente a la solución de problemas de los sistemas subutilizados, de procesos de trabajo intensivos y a de inflexibilidad.
Organic IT encarna a muchas de las características que hoy se asocian con utility computing, incluyendo a recursos en pool o virtualizados, además de una administración automatizada. Estas tecnologías son muy atractivas, pero el problema es su estandarización, abstracción e integración entre productos de diferentes proveedores.
En el caso de HP, la compañía ha decidido reenfocar su esfuerzo más hacia el software, algo que se apoya en su propia estrategia Adaptive Enterprise. Al igual que en la visión on-demand de IBM, HP tiende a una respuesta a los cambios en los procesos empresariales mediante una infraestructura más inteligente y en tiempo real.
Dado lo incierto de este segmento, es muy difícil medir la evolución concreta que ha tenido utility computing. IDC estima que los clientes invirtieron U$S 1.000 millones en 2003 y que en el 2004 se duplicará la cifra. Para el 2007, se espera un volumen de U$S 4.700 millones. Donna Scott, de Gartner Group, sostiene que, para hacer realidad ese crecimiento, los proveedores deberían tener más productos de tiempo real, capaces de variar la infraestructura dinámicamente. “La operación de IT se basa en el monitoreo de un entorno estable y las demás herramientas de administración no han sido cambiadas para permitir el monitoreo de un entorno dinámico que permita detectar la existencia de un problema.”