Una Microsoft sin Bill Gates era previsible y hasta podría ser saludable

19 Jun 2006 en Software

Es difícil imaginar a Microsoft sin Bill Gates, sobre todo para quienes han visto transcurrir la era de la PC desde su nacimiento a estos días. Ninguna persona puede detener al tiempo, ni siquiera Gates. Pero las organizaciones sí vencen al tiempo y tal vez sea por eso que Wall Street no reflejó el anuncio con variaciones negativas en el valor de las acciones de la empresa.
“No creo que tenga un impacto serio en términos de los negocios de Microsoft,” fue lo que opinó Richard Shim, analista senior de IDC. “Si por ejemplo Steve Jobs anuncia que se va de Apple, tendría un enorme impacto porque él toma muchas decisiones. La última decisión crítica de Gates posiblemente fue el desarrollo de Windows 95,” agrega.
Gates parece tener otros horizontes e intereses además de su Microsoft. En enero de este año, la revista Times publicó a Gates y a su esposa Melinda en el grupo “Persons of the Year,” relacionando el prestigio del ejecutivo con sus actividades de caridad.
“No creo que Gates quede de adorno, aunque resigne responsabilidades. Si en el futuro ve que se está haciendo algo inconveniente, lo va a decir,” comenta Dwight Davis, VP de Summit Strategies, otra firma analista del mercado de IT.
Para Rob Enderle, otro observador, “Este es el momento, su interés está puesto en otras cosas y ya no tiene el skill para ser el Chief Architect en esta década.”
Los analistas de la industria coinciden respecto a un menor protagonismo de Microsoft en los últimos años. Muchas de las cosas populares hoy, como Internet, Web 2.0, RSS, Blogs, Ajax, etc., no son creaciones de Microsoft. “Tienen que reinventarse en la era Web,” señaló Mitch Kapor, de The Open Source Application Foundation. “Tienen una posición hegemónica y mucho dinero, pero estratégicamente, deben reinventarse para no perder protagonismo.”
Michael Silver, de Gartner Group, se pregunta si alguna vez Microsoft fue una fuerza innovadora. “Llegaron tarde a Internet, la primer hoja de cálculo o procesador de textos no fueron de ellos, NT 4 fue básicamente OS/2 con diferente interfaz. Ellos siempre han tomado lo mejor para ponerle su marca.”
El actual CEO de Microsoft, Ray Ozzie, llegó con la adquisición, nunca bien comprendida, de Grooves. Algunos piensan que se trató de traer a Ozzie a Microsoft más que de comprar a Grooves. “Ozzie no parece estar en la empresa para ocuparse de los cercanos problemas de Vista u Office, sino para ser el visionario que vislumbre las inversiones que producirán frutos dentro de cinco años,” concluye Silver.