Tres elementos clave que suelen omitirse en Cloud Computing

23 Abr 2014 en Cloud Computing,Management

Si bien Cloud Computing es una propuesta tecnológica relativamente reciente, ya se ha acumulado la suficiente experiencia como para sacar algunas conclusiones. Una de esas conclusiones es que la mayoría de los fracasos se deben más a la falta de conocimiento o prevención (planificación/diseño, que a las fallas en la tecnología propiamente dicha.

 

En octubre del año pasado, IBM publicó una investigación donde uno de los principales hallazgos fue el siguiente: Las empresas que utilizan Cloud Computing para construir una ventaja competitiva, pueden generar el doble de crecimiento en ingresos y ganancias que sus pares que no lo hacen.

La investigación fue realizada entre 800 directivos de empresas de todo el mundo. Puesto en números concretos, el estudio expresa que las organizaciones que son más agresivas en el uso de cloud computing tienen hasta 2.5 veces mayor crecimiento de sus ingresos brutos que sus competidores.

Sabemos que IBM publica esta información para estimular la demanda en el segmento corporativo. Pero, si bien esta divulgación puede ser interpretada como una acción de marketing, existen muchas otras fuentes que corroboran las afirmaciones realizadas en el reporte de IBM. No cabe duda que el empleo de cloud computing tiene un efecto positivo en el negocio de la mayoría de las empresas que invierten en esta tecnología. Pero también es cierto que no todos logran los resultados esperados. Por ahora, la mayoría de las empresas no invierten en cloud computing o lo hacen en forma errónea, a menudo desorganizada.

David Linthicum, especialista en computación cloud de Datamation, relata en un artículo que en la mayoría de los casos en los que ha participado, cloud computing ha sido mal enfocada. Aunque la mayoría de los profesionales de los planteles de IT entienden qué es y qué puede hacer la nube, los problemas comienzan a partir del momento en que se implementa la tecnología. Existen muchos problemas que no son resueltos y eso lleva a muchos fracasos con la nube.

En la opinión de Linthicum, el problema central está en estrategias que carecen de algunos elementos clave. Son elementos que directamente no son atendidos o comprendidos hasta que es demasiado tarde. La mayoría de las compañías que fracasan han dejado de lado o subestimado algunos puntos fundamentales. Y este autor y conferencista destaca cuáles son los tres ítems clave más olvidados en las estrategias empresariales para cloud computing.

La gobernabilidad de la nube, incluyendo servicios y recursos

Este es uno de los tres factores a menudo subestimado o dejado de lado. Y la razón, según este autor, es que hay poca gente que entiende perfectamente qué es la gobernabilidad. Y también hay muchos profesionales que sí lo entienden, pero que no están preparados para escribir un plan. Una estrategia de gobernabilidad (Governance) permite un control efectivo de servicios cloud públicos y privados, tales como lo son las APIs (Application Programming Interfaces) basadas en la nube. También suele faltar en una lista típica la capacidad de control de recursos, tales como adjudicación y provisión de recursos de storage y computación desde nubes públicas y privadas.

Aunque en muchos departamentos de IT de las empresas se cree que este problema se resuelve con tecnología como la de las muchas plataformas CMP (Cloud Management Platforms) que están apareciendo en el mercado, primero es necesario dominar los aspectos de comprensión y planificación de esta clase de gobernabilidad.

Y desafortunadamente, tal como lo destaca Linthicum, el tema planeamiento no es tomado muy en serio o directamente omitido. La falta de planeamiento equivale a la falta de conocimiento necesario para elegir el camino adecuado hacia la gobernabilidad de servicios y recursos cloud. Si se omite esta etapa, se estará disparando a ciegas. A menos que la suerte juegue un papel central, lo más probable es un fracaso que costará tiempo y dinero.

La falta de un plan de capacitación e incorporación de profesionales

Este es otro de los elementos que Linthicum observa como frecuentemente omitidos. La ausencia de un plan de esta clase equivale a carecer del talento necesario, ya sea una vez que las nubes están ya en funcionamiento, como en la temprana etapa de diseño e implementación. La adopción del esquema cloud representa un importante cambio y es posible que se necesiten especialistas en seguridad cloud, gobernabilidad y en las marcas o líneas de productos de los proveedores de servicios cloud, privadas o públicas, que se elija adoptar.

“Si bien muchas empresas creen que pueden incorporar expertos a medida que van avanzando, que la suerte les ayude en el nuevo mundo de cloud computing,” expresa Linthicum. La gente capacitada se mueve de un lugar a otro y cuesta muy cara. Tampoco conviene pensar que el equipo profesional existente en la empresa no podrá ser efectivo en entornos cloud. Es bueno darle las oportunidades necesarias de capacitación para que puedan avanzar en la adquisición de los diversos conocimientos cloud que harán sin duda falta.

La planificación de operaciones se deja para lo último

Sin importar lo bien que se haya trabajado en la planificación y en la selección de una arquitectura y tecnologías, cuando llega el momento de entrar en producción, suele no haber previsión para las operaciones y el mantenimiento. Esto equivale a una muerte lenta pero segura.

Lo importante es trabajar con los equipos de gente de operaciones y asegurarse de que existen los recursos para monitorear, arreglar y mantener las nuevas nubes públicas y privadas. En general, esa no será la gente que actualmente está en el centro de datos. Es por eso que el paso anterior, el de incoporar gente o capacitar, es clave.

Como se dijo antes, algunos de los procesos y tecnologías que aparecerán incluyen el de gobernabilidad, seguridad basada en el control de identidad, administración de la performance y monitoreo de los costos. Alguien tiene que ocuparse de mover los servidores cuando su rendimiento cae y aunque estén en el host de Microsoft o Amazon a miles de kilómetros.

Cloud computing suele fallar debido a la falta de conocimiento, que debido a fallas propias de la tecnología. Se trata de algo en lo que la mayoría somos nuevos y es de esperar que existan estas situaciones. Sin embargo y tal como lo destaca el informe de IBM, el futuro de las empresas está ligado a su éxito con la tecnología de cloud computing. Esta vez no es un típico refresco de la tecnología; se trata de un cambio sistémico en la computación como un todo. Es por eso que debería recibir la valoración y atención que amerita su importancia.