Todavía falta un poco para tener almacenamiento de datos “on-demand”

29 Sep 2004 en Storage

Ya sea que se utilice el término on-demand, utility computing, autonomic, adaptive o cualquier otro, la idea básica es la de ofrecer, en este caso almacenamiento de datos, de la misma forma en que se recibe la energía eléctrica o el servicio telefónico. Usar el servicio y pagar por lo que se usa. Si uno no tiene lo que necesita en el momento adecuado, cambia de proveedor.
Mark Barrenechea, VP de Computer Associates cree que “las empresas deberían tener una regla para su infraestructura de storage. En lugar de gastar dinero para tener sistemas con una pobre utilización, podrían optar por el mejor modelo de pagar por lo que se usa.” La solución de CA es On Demand Enterprise. Ya sea que el recurso de IT provenga de un proveedor externo (outsourcing) o esté dentro de la empresa, los recursos de computación y storage deberían estar disponibles a medida que son requeridos y pagados acorde. Esta visión, sin embargo, requiere de un completo replanteo de los procesos de negocio y un alto grado de automatización.
“La idea central es la de aumentar el valor del trabajo que realiza el personal que mantiene el storage eliminando la intervención manual que hoy se realiza,” señala Mike Karp, analista de Enterprise Management Associates. El volumen de datos crece vertiginosamente y eso será un problema para las empresas que no se liberen de sus procesos de manejo manual del storage.
Pero a pesar de tantos anuncios, la creación y manejo de SANs heterogéneas no es algo sencillo. Maximizar la utilización de activos físicos sigue siendo dificultoso. Múltiples file systems no pueden compartir datos y deben ser administrados por separado. Cada componente tiene su propia interfaz y hasta la instalación de una configuración básica puede ser una pesadilla.
Jens Tiedeman, VP de software de storage de IBM dice: “no hay una forma común de ver y manejar el entorno y es por eso que la administración del storage es un verdadero problema ¿Virtualizarlo? Yo ni siquiera puedo visualizarlo.” Luego, Tiedeman traza una analogía interesante: a partir de los años 30 la telefonía tuvo un crecimiento exponencial en la cantidad de llamados, casi como el que el storage tendrá en los próximos años. Si se hubiese seguido trabajando de la misma forma, en el año 1980 hubiésemos tenido cien millones de operadores de conmutador. Si los procesos manuales continúan, en diez años se necesitarán 30 millones de operadores de storage.