Solución de IBM para creación de nubes privadas de storage

7 Oct 2009 en Storage

IBM prosigue con una estrategia de cloud computing que podemos considerar a la más agresiva del mercado. Acaba de presentar su Smart Business Storage Cloud, aplicación para almacenamiento y archivado de datos, dirigida al segmento empresarial y basada en un esquema de nube privada.
Hace unos cuatro meses, IBM anunció productos y estrategias cloud que marcan diferencias con lo que ofrecen compañías como Amazon, Google, EMC y otras menos conocidas.
Smart Business Storage Cloud e IBM Information Archive, presentados esta semana, pueden soportar varios petabytes de capacidad, millones de archivos y un escalamiento tipo “scale out” antes reservado a las plataformas de súper computación.
Según David Parker, VP a cargo de estrategia cloud en IBM, las dos terceras partes de un millar de ejecutivos de áreas de IT que su empresa consultó acerca de clouds de storage, mostraron mayor interés en nubes privadas, que en las públicas. “Un 50% de esos ejecutivos de IT prevé contemplar una solución cloud privada de storage en los próximos doce meses,” comentó Parker.
Parker de cierta forma descalificó a otros proveedores al decir que “las aplicaciones cloud con storage de bajo costo, generalmente se limitaron a usos tipo sandbox, para copias secundarias y hasta terciarias de datos usados en entornos de desarrollo y prueba, donde los datos no tienen acceso frecuente y no crecen a gran escala.”
El ejecutivo definió el alcance de la oferta de IBM como ideal para “datos tier-two (de segundo nivel en un esquema ILM) o sea que no para los datos activos de tipo transaccional, pero sí para datos con los que la gente interactúa a menudo.”
IBM Smart Business Storage Cloud utiliza arreglos de storage XIV y servidores Blade Center, conjugados con su General Parallel File System (GPFS). Soporta todos los métodos de acceso y plataformas de archivos, siendo altamente seguro en virtud de su capacidad de integración con la infraestructura de seguridad y autenticación existente en cada empresa cliente.
Parker se refirió a casos donde se ofrece el almacenamiento en una nube a bajo precio, haciendo la salvedad de que “si son datos necesarios para el compliance, el storage puede costar U$S 30 el GB, pero la revisión legal para su certificación puede costar U$S 30.000.”
La conveniencia o no de migrar datos a nubes públicas o privadas y lograr que esos datos estén al alcance de usuarios finales, son desafíos que enfrentan los departamentos de IT empresariales.
La latencia es uno de los principales elementos que restringen la variedad de usos para nubes de storage. Así lo entiende Adam Couture, analista de Gartner. “Por ahora, en las empresas su uso se limita a archiving, backup y posiblemente algo de colaboración,” comenta.
Y es con su Information Archive que IBM ofrece una plataforma unificada o repositorio universal de archivado, que permite retener todo tipo de contenido en una nube privada. La idea, según la gente de IBM, es la de ofrecer “acceso indoloro a la información, incluyendo a datos archivados, sin importar dónde residan, ya sea en una cinta o en una nube pública o privada.”
IBM espera que su modelo de fijación de precios resulte flexible donde los clientes sólo paguen por lo que consumen. Según Parker, las empresas cliente pagarán una tarifa plana por GB, pero no se les cobrará nada extra para acceder y usar sus datos, algo que Amazon sí hace actualmente.
En nuestra opinión, las maniobras de IBM acompañan a una tendencia que ya advertimos: la de empresas que comienzan a consolidar sus operaciones nacionales o regionales en forma progresiva apoyándose en esquemas de virtualización combinados con enfoques cloud.