Siete recomendaciones en la adopción de una estrategia de VoIP

A la hora de tomar decisiones respecto a proyectos VoIP, Vandermate recomienda tener en cuenta los siguientes aspectos:
1- Reconocer perfectamente las limitaciones de los activos existentes en la red. Quien haya realizado un pequeño piloto VoIP sabe que es indispensable reconocer la capacidad de respuesta de la red, incluyendo a la infraestructura de switching y routing y su capacidad de soportar el tráfico VoIP. Quienes toman las decisiones también deberían revisar:
– Políticas y procedimientos de seguridad, especialmente si el nuevo sistema debe soportar usuarios remotos o móviles.
– Futuros proyectos de IT que involucran el agregado de tráfico y otros impactos en la performance de la red.
– Servicios VPN y los acuerdos de nivel de servicio (SLAs).
– Infraestructuras inalámbricas Ethernet en el caso de que los planes incluyan el uso de teléfonos WiFi o PDAs con capacidad de voz.
Existen muchas herramientas disponibles en la industria, a la vez que una multitud de ofertas de servicios profesionales que pueden ayudar en la evaluación de la aptitud de la red.
2- Para empresas donde es esencial una solución híbrida: En empresas que consideran retener una parte importante de su telefonía digital o analógica, no habrá otra opción que la híbrida. En esas compañías no resulta simple ni posible moverse hacia soluciones IP punta a punta en el corto plazo. En estos casos, la mejor solución es pasar a un modelo híbrido que le permitirá obtener algunos de los beneficios de VoIP mientras continúan depreciando por amortización el valor de los activos telefónicos existentes.
3- Las oficinas de sucursales pueden usarse como laboratorio de prueba en “puro IP”: Las implantaciones de VoIP no tienen porqué iniciarse en los cuarteles centrales aunque el fin sea el de llevar a toda la empresa hacia un sistema puramente IP. A diferencia de otros grandes proyectos de IT como sistemas ERP, CRM o bases de datos corporativas, VoIP puede comenzar en pequeñas partes. VoIP puede ser fácilmente desplegado en los bordes de la empresa para luego expandirse gradualmente e ir reemplazando a los entornos de red legacy.

Sin embargo, quienes toman las decisiones deben asegurarse de que, al desplegar VoIP en sucursales, no se pierdan de vista los objetivos de mayor plazo. Si la meta final es la de un sistema de VoIP empresarial único para toda la empresa, deben seleccionarse arquitecturas capaces de escalar y abarcar a toda la organización.

4- Si se empieza de cero, elegir “puro IP”: En empresas que están iniciando la creación de un entorno de comunicaciones no tiene caso la alternativa híbrida. Las soluciones puramente IP ya disponibles en el mercado son suficientemente maduras para ofrecer servicios de voz ricos y confiables. Además, las soluciones puramente IP tienen el beneficio de soportar estándares, son relativamente fáciles de implantar, de administrar y pueden ser integradas con otras aplicaciones y procesos de IT.
5- El departamento de IT tiene que estar preparado y dispuesto: Antes de encarar un proyecto de VoIP, es bueno asegurarse de que el staff de IT esté preparado y dispuesto para planificar, implantar y administrar el nuevo sistema, ya sea híbrido o puramente IP. Los planteles de telecomunicaciones deben fusionarse con los de IT en un mismo departamento antes de iniciar cualquier plan de migración a VoIP.
Así como se está poniendo atención a que los staffs de telecom se actualicen en routing y switching IP, es igualmente importante que el staff de IT aprenda sobre tecnologías de telecom. Por ejemplo: La solución de problemas de trunking requiere de familiaridad con las “viejas” tecnologías de telefonía basada en circuitos. Esto es muy importante si el proyecto incluye la migración a una nueva plataforma de mensajes de voz o de mensajería unificada.

También habrá que tener en cuenta que la realización de ajustes en los procesos de soporte interno y funciones help desk de la organización. Dos horas de caída en un sistema de e-mail pueden parecer razonables para los usuarios, pero no ocurrirá lo mismo con la telefonía.

6- Considerar la posibilidad de usar ayuda externa: Los proyectos críticos de IT con mayor visibilidad llevan a que en muchos casos los de VoIP vayan siendo relegados a la zona de espera, aun cuando se trate de soluciones que puedan aportar ventajas estratégicas. En IT, siempre parece que el ancho de banda no se estira más. Quienes toman las decisiones deberían investigar la implantación de VoIP a través de servicios administrados o en todo caso considerar el outsourcing de algunos o todos los servicios y aplicaciones de voz.

En el pasado, los servicios para voz se limitaban a la compra o alquiler de PBX o a la compra de una solución Centrex a una compañía telefónica. Con los sistemas IP, existen más opciones que ayuden a una empresa con limitado capital disponible. La mayoría de los grandes carriers está ofreciendo alguna forma de Centrex IP. Además, los operadores de cable, ASPs, integradores de sistemas y otros, también ofrecen servicios administrados de VoIP.

7- Creación de un mapa de la estrategia a largo plazo. Las limitaciones arquitectónicas de IP-PBX llevarán cada vez más a las empresas hacia una desventaja competitiva en el curso de la siguiente década. Esas desventajas se harán más tangibles a medida que crezca el uso y robustez de aplicaciones unificadas de comunicaciones y de estándares tales como SIP (Session Initiation Protocol). También incidirá la creciente integración entre procesos de negocio, aplicaciones desktop y herramientas de colaboración tales como las de conferencia y detección de presencia.

Los beneficios económicos de los servicios de voz centralizados y las ventajas estratégicas de la administración de la voz como aplicación de IT, colocará a las empresas con sistemas IP-PBX o híbridos en una situación desventajosa de costos y competitividad. Esto no significa que las empresas debieran moverse hacia soluciones puramente IP de inmediato, pero si significa que toda inversión en nueva tecnología debe llevar a la organización un paso más cerca de la meta final: la de una empresa operando en la siguiente generación de sistemas VoIP puramente IP.

Fuente: Datamation, EarthWeb, Agosto 2006.