Siemon analiza el impacto ecológico de los cableados de datos

Siemon, especialista en infraestructura de redes, aborda varias áreas relacionadas con el cableado en las cuales es posible adoptar una orientación más ecológica en la tecnología
En un estudio reciente, analistas de Gartner dieron a conocer que las actividades relacionadas con la tecnología informática son responsables del 2% de las emisiones mundiales de CO2, un porcentaje equivalente al que produce la industria de la aviación. Comúnmente relacionamos las emisiones con las distintas formas de transporte, la industria pesada y la generación de energía; sin embargo, gracias a trabajos recientes destinados a resolver problemas mundiales, vemos que, de hecho, la tecnología informática y los productos relacionados pueden tener un impacto sobre diversas áreas.
El impulso para reducir las emisiones y otros daños al medio ambiente producidos por actividades no tan “evidentes” como la tecnología informática ha generado numerosos proyectos internacionales. Las iniciativas que han tenido un alcance más extendido en el mercado de la tecnología informática se centran en las “Construcciones ecológicas o Green Buildings”—: proyectos cuyo propósito es disminuir el impacto ambiental de los espacios comerciales y residenciales.
Con base en las pautas generales establecidas por el programa LEED (Leadership in Energy and Environmental Design), existen numerosas estrategias de cableado que pueden considerarse como opciones ecológicas y factores que podrían contribuir a la certificación global de las instalaciones.
Cada vez, y con razón, se introducen más medidas para conservar la energía en los espacios de centros de datos. Estudios actuales demuestran que la energía eléctrica, por sí sola, representa entre el 30 y el 50% del balance energético global de los centros de datos. Si bien una parte de la energía corresponde al consumo de los servidores, los conmutadores, los enrutadores y otros equipos activos, se requiere una carga de energía adicional para enfriar dichos equipos. Los equipos eléctricos conllevan un ciclo de enfriamiento y ese enfriamiento requiere electricidad.
Si bien la capacidad de mantener controlados los canales de cableado reducirán casi sin lugar a dudas el consumo energético correspondiente al enfriamiento, la administración inteligente de la infraestructura también puede disminuir los requisitos de electricidad de los equipos activos de la red. Cuando es diseñado con un campo de parcheo central, un sistema inteligente de administración de la infraestructura puede contribuir a garantizar que se utilicen todos los puertos de parcheo, lo cual disminuye las necesidades energéticas de los sistemas electrónicos ya que los puertos sin utilizar se reducen al mínimo. La posibilidad de parchear en los puertos que no están siendo utilizados, en lugar de agregar más switches, puede generar un ahorro de energía que, a su vez, se traduce en un mayor ahorro en el enfriamiento.
Un informe técnico oficial publicado recientemente por Siemon analiza la relación entre el retorno de la inversión y el costo total de propiedad para las plantas de cableado. En el informe se plantea la conclusión de que el cableado con menor desempeño termina costando muchísimo más durante todo el ciclo de vida útil de la planta de cableado. Al examinar las iniciativas de construcción ecológica, el menor número de materiales que deberán reemplazarse con el paso del tiempo resulta un incentivo aún más interesante para instalar un cableado de mayor desempeño.