Service Oriented Architecture: ¿Más vigente qué nunca?

SOA

 

 

 

 

Allá por el año 2003 comenzó a ganar notoriedad el concepto SOA (Service Oriented Architecture). Se presentaba como un nuevo sendero hacia la posibilidad de integrar aplicaciones fácilmente, bajar los costos de desarrollo, ganar agilidad, mejorar la funcionalidad disponible en las aplicaciones y, como si todo eso fuese poco, aumentar la capacidad de administración de la infraestructura de información de una organización.

 

Gráfico SOA de IBM. SOA recobra vigencia con la proliferación de Cloud Computing y la extensión de los procesos empresariales

Pero hace uno dos o tres años, muchos dejaron de hablar de SOA, mientras que otros explícitamente la definieron como un enfoque arquitectónico que había sido sobrevaluado por las comunidades de IT, los medios especializados y los mismos proveedores.
Saurabh Sharma, analista de la firma consultora británica Ovum, considera que, precisamente por las características antes mencionadas, es que SOA es hoy más relevante que nunca.
Sharma destaca que en los últimos años son muchas las empresas que han tenido éxito mediante proyectos relacionados con SOA. La creciente necesidad de mejorar la agilidad y la flexibilidad de las empresas, ha hecho que SOA haya ganado terreno. Según estudios de la consultora Ovum, durante 2009, año a partir del cual se comenzó a hablar de la “muerte de SOA,” la aplicación de esta arquitectura creció fuertemente. La mayoría de las críticas fueron infundadas y basadas en algunos de los tempranos fracasos en el uso del concepto. Pero esos fracasos no lograron frenar la futura tendencia hacia la adopción de SOA y en muchos casos llevaron a redefinir las estrategias basadas en esa arquitectura, originándose así numerosos casos de éxito.
En la búsqueda de mayor flexibilidad del IT y de mejores costos, hoy la combinación SOA/Cloud aparece como una excelente posibilidad.
Hoy en día, las empresas quieren disponer de un entorno que les permita resolver sus procesos y problemas del negocio a medida que vayan apareciendo las diferentes necesidades. SOA facilita el flujo de los datos entre diferentes aplicaciones y eso lleva a un desarrollo más veloz de procesos del negocio dada la reutilización de servicios y recursos de IT existentes. Su valor es innegable.
En su resumen acerca de SOA, Sharma resalta que uno de los principales impulsores de SOA está en su capacidad de soportar a una amplia variedad de escenarios de integración. Estos escenarios incluyen A2A (application to application), B2B (Business to business) e integración de servicios cloud. El crecimiento de cloud y de la modalidad SaaS (Software as a Service) aumenta la diversidad en los portafolios de aplicaciones de las empresas. No es novedad que el uso de cloud puede tener como contraparte una mayor cantidad de silos de información y mayor dificultad para la integración. Aquí, según Sharma, es que SOA se convierte en una solución interesante a los complejos problemas de integración creados por cloud computing. SOA facilita la integración de aplicaciones y servicios bajo las necesarias seguridad y gobernabilidad. De esta manera, se puede hacer un uso eficiente, repetible y seguro de los servicios cloud.
El manejo de una cadena de abastecimiento y la extensión de la cadena de valor de una empresa a terceras partes, son dos fenómenos que llevan a la necesidad de integrar aplicaciones de socios de negocio. Esas aplicaciones son diversas al igual que las tecnologías que utilizan y la estructura de los procesos del negocio que soportan. Su integración es, en consecuencia, por demás compleja. Sharma comenta que la utilización de un enfoque punto-a-punto en la integración B2B sólo puede solucionar necesidades de integración muy modestas y, a la vez, resulta muy costosa. En cambio, mediante el uso de SOA, se logra flexibilidad en los modelos de negocio que pueden ser representados como un conjunto de servicios. Así, se pueden integrar servicios de terceras partes en los procesos centrales (core) de una organización. También se reduce el tiempo y los costos de integración cuando se trata de empresas diferentes. SOA ofrece grandes posibilidades para el desarrollo de aplicaciones compuestas e inter-empresariales.
Por último, Sharma se refiere al papel de SOA en la integración, provisión y adaptación de las infraestructuras en términos de facilitar el camino hacia cloud computing. En su opinión, la combinación cloud/SOA genera una capa de middleware flexible que opera por encima de la infraestructura.
Hasta hoy, prosigue diciendo Sharma, la gente de IT ha tenido problemas para conseguir fondos destinados a proyectos SOA. Eso se debe a la dificultad que existía para demostrar el valor que las inversiones iban a devolver al negocio. Muchas organizaciones abandonaron sus proyectos IT SOA por falta de apoyo de la gente del negocio. Hoy, siempre según Sharma, la creciente importancia de cloud computing representa una oportunidad de identificar áreas en las que se puede concretar el valor de esta modalidad en creciente uso.
El autor recomienda la lectura de los siguientes reportes de Ovum: Realizing the True Business Value of SOA (Abril 2012); SOA: A Key Element for Cloud Success (May 2012) y Exploring Different Approaches to SaaS Integration (June 2012).