Seguridad: ¿Centro de costo o diferencial competitivo?

Leonardo Carissimi Unisys

Por Leonardo Carissimi, líder de Práctica de Seguridad de Unisys en América Latina

Mejorar la experiencia de clientes que esperan atención en filas, como aquellas de embarque en aeropuertos o en agencias bancarias. Conseguir lealtad de los clientes en las tiendas, aumentar el ticket promedio y maximizar las ventas. Facilitar el acceso de ciudadanos a diversos servicios públicos. Aumentar la eficiencia de cadenas productivas. Reducir el tiempo y costo de entrega de productos comprados vía Internet. Aumentar la productividad de equipos de ventas dispersos geográficamente. Reducir costos de TI aumentando su agilidad.

¿Qué tiene todo esto en común, además de constar en las listas de deseos de CEOs de organizaciones de todo tipo?

Observemos que todos son objetivos habilitados por el uso de tecnologías, más específicamente tecnologías que nacieron en el mundo de la Seguridad. Tecnologías que, si son bien empleadas, representan una inversión en la mejora del negocio. Innovaciones que dan lugar a diferenciales competitivos.

Si la conexión entre los temas no está clara, revisemos los ejemplos anteriores.

Muchos negocios tienen como desafío medir el tiempo de espera de clientes para mejorar su experiencia en la atención. Embarque en los aeropuertos o agencias bancarias son ejemplos. Tecnologías como la biometría (por reconocimiento facial) o análisis de video, creadas para aumentar control y vigilancia, pueden ser utilizadas como diferencial para mejorar la experiencia de los clientes. De forma similar, se pueden usar esas tecnologías para entender el comportamiento de los clientes en una tienda – los puntos de mayor interés, el flujo de circulación, etc. – y mejorar la atención y las ventas reanalizando temas como la disposición de productos y espacios.

El uso de tarjetas inteligentes para almacenar diferentes informaciones y beneficios de ciudadanos es común en algunos países. Así como usar tecnologías de localización (eBeacon, RFID, etc.) para dar mayor visibilidad de las etapas de procesos productivos y/o de cadenas logísticas. Y ya hay casos, aunque experimentales, en que Vehículos Aéreos No Tripulados (VANTs, o simplemente drones, inicialmente desarrollados como armas de guerra) hacen entregas de productos comprados por Internet.

Finalmente, adoptar medidas de seguridad simples y eficaces para asegurar la confidencialidad, disponibilidad e integridad de informaciones transitadas entre dispositivos móviles y la Nube, y almacenados en esta, permitirán que diferentes modelos de negocio se hagan realidad. Permitirán a las TI aprovecharse de los beneficios de agilidad y flexibilidad de la Nube, al mismo tiempo desmitificando la inseguridad del modelo de Computación en Nube.

Por lo tanto, todos ellos, son ejemplos en los cuales tecnologías “de Seguridad” son utilizadas directamente para hacer crecer el negocio yendo más allá de su papel tradicional de apoyar la Gestión de Riesgos. Son aprovechadas para innovar en productos y servicios, conseguir la lealtad de los clientes, aumentar la facturación, disminuir costos. Claro, mejor aún si el mismo conjunto de tecnologías puede ser usado en ambas situaciones – innovación y creación de diferenciales, y en la protección del negocio. Al final, en este caso la inversión se pagara aún más rápidamente.

El hecho es que la Seguridad puede – y debe – ser más que un ítem de costo, dirigido solo a la protección de activos y a la conformidad, y con vicios que enriquecen procesos y limitan posibilidades de negocio. Ella puede ser una fuente de innovación competitiva, al salir de la retaguardia para la línea de frente, de forma integrada con el negocio. Observe el mundo a su alrededor y note que pide cada vez más eso. Al final, la tecnología y la información están cada vez más omnipresentes, saliendo de los Centros de Datos y apoderándose de las calles.