Se completó con éxito la tercer fase de prueba de Ipv6

La siguiente versión del protocolo de Internet ha superado exitosamente la tercer fase del régimen de pruebas conocido como Moonv6. Esta fase se inició en el laboratorio de interoperabilidad de la Universidad de New Hampshire (NH-IOL) el 30 de octubre y fue completada por el Joint Interoperability Test Command (JITC) del Departamento de Defensa de los EE.UU., con sede en Fort Huachuca, Arizona.
Las pruebas involucraron escenarios de funcionalidad y despliegue que incluyen LANs cableadas e inalámbricas, DNSs, DHCP, VoIP, firewalls y a una variedad de otras aplicaciones de infraestructura de redes.
Moonv6 es la mayor red Ipv6 multi-proveedor permanente. La última ronda de pruebas contó con la participación de AT&T, Cisco, HP, Juniper; Nortel, Microsoft y Sun.
La confiabilidad de Ipv6 va creciendo y eso servirá para garantizar una transición suave y multitudinaria hacia el nuevo estándar. Los proveedores pueden apoyarse en Moonv6 para experimentar en la creación de arquitecturas de redes Ipv6 y configuración de sistemas.
El actual Ipv4 ya tiene casi veinte años de uso y se prepara a ser reemplazado por Ipv6, que permite un mayor espacio para direcciones IP en Internet. Pero eso no significa un motivo poderoso para la adopción de Ipv6, ya que el problema se ha manejado utilizando NAT (Network Address Translation) y usando direcciones IP privadas (RFC1918) internamente.
NAT es el mecanismo por defecto que utilizan muchas empresas para asignar direcciones IP a sus usuarios detrás del firewall. Un servidor DHCP se encarga de asignar las direcciones NAT en lugar de utilizar las que asignaría el ISP, lo que permite que muchos usuarios compartan una misma dirección IP externa. Si bien Ipv6 evitaría el uso de NAT, podría complicar el manejo de las direcciones de usuarios finales. Los reales impulsores de Ipv6 serán, según los expertos, las compañías de comunicaciones e infraestructura y serán éstas las que finalmente llevarán a los usuarios en la misma dirección.