SCO intenta mejorar sus resultados demandando a los usuarios Linux

4 Mar 2004 en Software

SCO inició juicios contra el fabricante de automóviles DaimlerChrysler y también contra el distribuidor de repuestos Autozone, de USA. SCO está enviando cartas a los grandes usuarios de Linux pidiéndoles que certifiquen sus acuerdos sobre el uso del código de UNIX System V, del que SCO Group reclama como presente en el kernel de algunas implementaciones de Linux.
Según SCO, DaimlerChrysler violó su contrato al “rehusar proveer la certificación de cumplimiento con las previsiones del acuerdo” que las dos compañías firmaron respecto a UNIX System V. Estos juicios que se inician fueron anunciados por el CEO de SCO Darl McBride a finales del año pasado, cuando advirtió a los usuarios de Linux que tengan componentes de su propiedad intelectual.
El precio que reclama SCO es de U$S 699 por servidor y de U$S 199 por desktop.
SCO presentó resultados económicos negativos donde las pérdidas que mostró su acción fueron el doble de las del año pasado. Además, sus ingresos fueron de 11.4 millones de dólares para el último trimestre, lo cual es un 16% menos que igual período del año pasado.
Todo indicaría que la estrategia de recuperación económica de la empresa gira alrededor de los ingresos que puedan generar sus juicios contra usuarios y otros proveedores como IBM. Para el segundo trimestre de este año, en SCO esperan recaudar entre 10 y 14 millones de dólares en ese concepto.