Schneider Electric convierte a Maracaná en un Estadio Inteligente

Buenos Aires, julio de 2014. Un sistema de iluminación monumental, que controla tres mil accesorios lumínicos, sumados a 17 ascensores, 12 escaleras mecánicas, 292 baños, 60 bares y más de 500 dispositivos de protección eléctrica y medidores de energía del El Estadio “Jornalista Mário Filho”, más conocido como Maracaná, todo gestionado desde un sólo lugar

: la Sala de Control y Monitoreo. Además del control del consumo de energía del Estadio en tiempo real, otros sectores también se gestionan en la sala de control, tales como las áreas comunes de iluminación, los ductos de ventilación y aire acondicionado, los generadores eléctricos y las UPS, así como los sistemas de control de acceso, los antiincendios, los circuitos cerrados de TV (CCTV) y el sistema hidráulico. Al cumplir con los estándares internacionales requeridos por la FIFA, Schneider Electric, especialista global en gestión de la energía, junto con sus colaboradores, han desarrollado un proyecto de automatización con una red inteligente que integra diferentes sistemas con más de 36.000 variables. “Gracias a estas implementaciones, el Maracaná se une a la exclusiva lista de estadios inteligentes en el mundo, con una arquitectura tecnológica que permite la gestión de diversas fuentes de información en tiempo real, mientras permite la toma de decisiones para responder de forma rápida y más eficiente”, señala João Carro Aderaldo, Vicepresidente de Aliados de Negocios de Schneider Electric Brasil. La iluminación del Estadio es controlada por sistemas que utilizan los protocolos DMX y KNX, de Schneider Electric, los cuales aparte de la integración con la red, permiten combinaciones de iluminación pre-programada como iluminación con colores y la creación de diferentes escenarios. También procesa los mensajes de error en tiempo real en los sistemas supervisados, que muestran los valores actuales para cada situación y los mensajes de alerta cuando sobrepasan los límites, para que la operación del estadio sea más segura y eficiente se instalaron más de 300 modernos paneles de automatización que utilizan protocolos de comunicación abiertos. Además de la fácil integración de todos los sistemas y procesos, es posible lograr un ahorro energético de hasta un 36%. El sistema de gestión de agua del Estadio también ha sido diseñado para controlar y reducir el volumen de este recurso utilizado en los baños. Con el fin de evitar los olores, mientras el estadio se encuentra en desuso, las válvulas de liberación de agua se activan a intervalos más largos y estos se acortan durante los partidos de fútbol. Schneider Electric también ha proporcionado un sistema de seguridad para el estadio, el cual se compone de cámaras de alta definición, sistemas inteligentes de monitoreo y almacenamiento de imágenes. Esta plataforma integrada ofrece una interfaz única para la captura de vídeo, ajustes por zonas y control de acceso. El sistema de almacenamiento de imágenes hace el trabajo pesado: los datos de vigilancia son analizados y marcados de forma automática, mientras que las alarmas se envían a los operadores sólo cuando existe actividad sospechosa. A través de los datos dinámicos y en tiempo real, los incidentes pueden ser identificados y resueltos, lo que proporciona un entorno más seguro. Schneider Electric proporcionó todo el equipo de distribución eléctrica, incluido el arranque a media tensión, transformadores, los autobuses blindados para cuadros y cajas de distribución, y el suministro de diversas áreas en baja tensión. El alcance global de soluciones proporcionadas por Schneider Electric garantiza una mayor eficiencia energética y operacional para la administración del Estadio y sobre todo, la seguridad de sus visitantes. Además, los equipos utilizados están libres de sustancias peligrosas, lo que se ratifica con la certificación LEED. La compañía, líder en gestión de energía, cuenta con una amplia experiencia en grandes proyectos de infraestructura. La participación de la compañía en los eventos deportivos se inició en el Grenoble (1968) y Albertville (1992) Juegos Olímpicos de Invierno, además de los Juegos Olímpicos de Atlanta (1996). La compañía también fue responsable de la renovación del Estadio da Luz en Portugal, donde el juego final del Campeonato Europeo de 2004 (Euro 2004) se llevó a cabo. El sistema eléctrico del Stade de France, que fue sede de la apertura y final del Mundial de 1998 y algunos de los estadios de la Copa Mundial 2010 en Sudáfrica, también fueron equipados por Schneider Electric. En Brasil, la empresa ofrece productos y soluciones para la renovación y construcción de otros estadios.