SAP va con Sybase hacia la mediana empresa

22 Ene 2004 en Software

No es ningún misterio que SAP ha desarrollado su esquema Business One para capturar el segmento intermedio del mercado y en esa dirección, acaba de establecer un acuerdo con Sybase, la empresa que se alió con Microsoft (que necesitaba una base de datos) a finales de los 80 y terminó perdiendo su marca SQL Server a manos de la gente de Gates.
La historia de Sybase no es precisamente la de una empresa afortunada. En los 90, perdió la oportunidad de aliarse a SAP cuando los alemanes enfrentaban a Oracle en su intento de avanzar en el terreno del ERP. Al rechazar a SAP, quedó prácticamente fuera de juego en el segmento ERP.
Ahora, el que no confía en Microsoft, es SAP. Microsoft adquirió a varias empresas desarrolladoras de software ERP, incluyendo a Axapta (de Navision). Axapta es un ERP al que la base de datos SQL Server puede no satisfacer en grandes instalaciones y los partners y clientes de Microsoft se ven obligados a recurrir a Oracle, lo que encarece sus proyectos. La combinación de Business One con la escalabilidad de Sybase a un precio razonable, pueden ser un argumento exitoso para competir con Microsoft.
Por otra parte, SAP está yendo detrás de los partners de Microsoft. Muchos de esos partners han sido castigados por la tendencia que Microsoft tiene a la competencia basada en el precio y la cantidad. Con SAP y su Business One + Sybase, tienen una alternativa de costo atractivo pero sin sacrificar ganancias.
Por último, con Sybase SAP puede ofrecer Business One en ambientes Linux, algo que no se puede hacer con SQL Server. Puede ser que esta vez Sybase salga favorecida y que SAP no caiga en la trampa de apoyarse completamente en Microsoft para un determinado segmento de mercado, sobre todo después de que los dueños de Windows se apartaran de su sendero de sistemas operativos, herramientas de desarrollo y aplicaciones de productividad, para comenzar a competir contra los mismos desarrolladores que confiaban en su tecnología.
En nuestro mercado, la “traición” de Microsoft produjo cambios estratégicos en empresas que apoyaban su tecnología a ultranza. Un ejemplo claro es el caso de Calipso Software, empresa que ya inició un camino alternativo con Java y otros recursos.
Como dijo Descartes: “nunca es bueno confiar por completo en aquello que ya falló una vez.”