Red Hat Enterprise Linux 5.4, potenciado en virtualización con KVM

3 Sep 2009 en Software

La virtualización es una modalidad que difícilmente puedan eludir en los departamentos de IT en empresas de cierta envergadura. Sin embargo, muchos son los que aún no tienen en cuenta las posibilidades de la consolidación, por ejemplo, entre otras ventajas que presenta el ambiente virtual.
Red Hat, el principal proveedor de sistemas operativos Linux, sigue esforzándose por abrir mentes y facilitar la puesta en práctica de la virtualización. En el día de ayer, Red Hat liberó la versión 5.4 de su Enterprise Linux (RHEL). Se trata del primer resultado tangible para el proyecto que la compañía emprende en el campo de la virtualización basándose en el hypervisor KVM.
En RHEL 5.4, Red Hat incorpora a KVM como plataforma básica en la virtualización de alcance empresarial. Sin embargo, sigue soportando al hypervisor Xen, incluido en RHEL 5 a partir de 2007.
Si bien Xen sigue allí, la compañía no apuesta todas sus fichas a este hypervisor para el futuro de la virtualización en Linux. En Red Hat creen que el futuro es KVM y con su inclusión en RHEL esperan que los clientes acompañen su apuesta.
“Estuvimos comprometidos con Xen y RHEL 5 tiene un ciclo de vida potencial de diez años, de modo que todavía queda mucho entrecruzamiento dentro de esta etapa de transición,” señaló el CTO de Red Hat, Brian Steven durante una conferencia de prensa realizada ayer. “Una forma de transitar el cambio habría consistido en esperar por KVM y haberlo incluido en RHEL 6, pero KVM está en un estado de madurez tan avanzado, que ya está preparado para ser puesto en producción en los centros de datos e implementaciones cloud. No quisimos esperar más para incorporar a KVM,” dijo Stevens.
Red Hat comenzó a delinear su estrategia con KVM en febrero de este año y habiendo ya adquirido en septiembre de 2008 a Qumranet, proveedor de KVM.
Con KVM, tecnología que forma parte del principal kernel Linux,
Red Hat espera alcanzar una mayor performance y contar con un argumento que le permita impulsar a la virtualización hacia el centro del mercado.
“Hemos verificado cargas de trabajo en las redes en las que se observa una 40% de mejora en la performance de esas redes cuando se usa KVM en lugar de Xen con RHEL 5.4,” agregó Steven.
El nuevo RHEL es una primera parte dentro de un proyecto que pone a KVM como base de la estrategia de Red Hat en virtualización. RHEL estuvo en test beta desde julio de este año y la compañía también está probando una solución stand-alone de virtualización KVM, a la que ha denominado Red Hat Enterprise Virtualization Hypervisor y acompaña de soluciones de administración tanto para servidores como desktops virtuales.
Durante la conferencia de prensa, Navin Thadani, ejecutivo de Red Hat, informó que la nueva solución de virtualización ha sido probada por más de 100 clientes globales. Esos clientes han trabajado con huéspedes virtuales Red Hat Linux y también con Windows de Microsoft. Además, han procesado una variedad de aplicaciones empresariales de misión crítica entre las que se incluye a SAP y Oracle.
Como KVM es parte del kernel Linux, Thadani explicó que todos los ISVs (Independent Software Developers) que han certificado para RHEL, también certifican para implementar KVM.
Las utilidades de administración, a diferencia de RHEL 5.4 que ya está disponible, llegarán recién a final de año. Las mismas incluirán herramientas de migración en vivo, alta disponibilidad y scheduling, como así también capacidades de monitoreo y reporting.
Según Paul Cormier, VP ejecutivo de Red Hat, que las herramientas aún no hayan llegado no es obstáculo para la implementación de KVM. “Muchos proveedores cloud crean sus infraestructuras con Red Hat y usan sus propias herramientas para administrar nuestra infraestructura. Si eligen pasar a una nueva generación de hypervisor (KVM), es parte del proceso de siembra para un nuevo ecosistema. Estamos ofreciendo opciones para elegir. No estamos tratando de encerrar a las empresas en una burbuja,” concluyó Cormier.