Red Hat Enterprise Linux 5 ya en segunda versión beta

20 Nov 2006 en Software

Red Hat está recibiendo serias embestidas por parte de su otrora “amigo” Oracle y del nuevo dúo dinámico formado por Microsoft/Novell (este último con su SuSE Linux.)
Mostrando que está en carrera y que no va a resultar fácil que lo alcancen, Red Hat acaba de presentar una versión Beta 2 de producto insignia, Red Hat Enterprise Linux 5 (RHEL.) A principio del año 2007, se liberarían los primeros release candidates (candidatos a release definitivo.)
Como para mostrar su vocación de crecimiento e inserción en el plano económico, Red Hat anunció también que su acción se cotizará en la Bolsa de Nueva York, con lo que ganará visibilidad para los inversores, reducirá su volatilidad de intercambio y conseguirá mejores precios. Red Hat tiene un valor de mercado, como empresa, de U$S 3.000 millones.
RHEL 5 dispone de características renovadas en seguridad, virtualización, file system y operación en tiempo real. En cuanto a virtualización, factor clave en un sistema operativo de estos días, la versión integra a Xen y además al sistema de almacenamiento en archivos en cluster, Global File System (GFS) que aporta capacidades de superación de fallas y estabilidad.
RHEL 5 Beta 2 se propulsa con el kernel Linux 2.6.18, a diferencia de RHEL 4 que utilizaba la versión 2.6.9 de ese kernel. Red Hat practica una estrategia conocida como “backporting” (vamos a traducir al término como “retro portado”), la cual consiste en incluir elementos de una versión futura en la versión actual. En este caso, ha incluido elementos del kernel 2.6.19, que es una versión siguiente a la utilizada (la 2.6.18.) “Todo lo que no rompa una API y tenga razón de estar, será  retro portado, incluyendo a soporte para tiempo real,” dijo Joel Berman, director de marketing de producto para RHEL.
RHEL 5 Beta 2 incluye a SELinux Troubleshooter, aparecido en Fedora Core 6. SELinux en RHEL 5 será más fácil de implantar y mantener que en la versión 4. SELinux (por Security Enhanced) implementa controles de acceso obligatorios en el kernel. El problema con SELinux era que existían pocas políticas para aplicaciones corriendo sobre RHEL y eso dificultaba la configuración, llevando a que muchos desactivaran el dispositivo. “En la nueva versión, todo lo que requiera una política específica tendrá una. Posiblemente RHEL 5 no genere ninguna excepción por políticas y no hará falta desactivarlo,” agregó Berman.