Qué hay detrás de la compra de McAfee por parte de Intel

26 Ago 2010 en Servidores

¿Qué hay realmente debajo de la compra de Intel? La compañía pagó U$S 7.700 millones para, según su CEO, Paul Otellini, “tener la oportunidad de integrar seguridad en un chip.” Sin embargo, la mayoría de los observadores cree que Intel no gastaría semejante cantidad de dinero sólo para agregar un valor colateral a su tecnología.
En momentos en que se enfrían los mercados que por años resultaron clave de su crecimiento, muchas compañías optan por la diversificación. Es el caso de Oracle, Google o Cisco, por ejemplo.
La idea de incorporar seguridad a la tecnología de los productos de Intel no se ve mal. Estamos en un ambiente donde crecen las amenazas de seguridad, la movilidad y las brechas. Al mismo tiempo, las empresas quieren recortar costos y reducir complejidad. Intel puede estar abriendo su juego hacia nuevas áreas de negocio.
Sin ir muy lejos, tenemos el caso de Google, que luego de dominar el espacio de búsqueda online con su masiva infraestructura de computación y algoritmos ultra veloces, decidió extenderse hacia otras áreas. Aprovechando el efectivo generado, entró en dispositivos móviles, sistemas operativos, cloud computing, SaaS (Software as a Service), analíticos de negocio y todo lo que lo circunde.
Intel, al igual que otros como Cisco Systems, ha invertido miles de millones comprando compañías y tecnologías en campos ajenos a su accionar tradicional. Compraron compañías de comunicaciones unificadas, seguridad de redes, BI y, en especial, todo lo que tenga que ver con movilidad, su interconexión y seguridad.
El advenimiento de los smartphones se ha visto favorecido por el crecimiento de las redes inalámbricas y hoy es un mercado en veloz expansión. Toda compañía de cierto peso en el mercado aborda hoy con frenesí la experiencia móvil, aun si eso representa algo totalmente nuevo para ella.
En el caso de Intel, además de la integración de seguridad en sus chips, los analistas ven a una empresa que ya no confía todo su futuro a un segmento masificado como el de los procesadores. Detrás de esta hipótesis se encuentra el desempeño de las acciones de Intel: su precio no ha sido deslumbrante en los últimos dos años, oscilando entre los U$S 12 y 24 por acción y a pesar de la capacidad de esta compañía para generar buenas utilidades.
Paul Otellini, CEO de Intel, también justificó la enorme inversión de Intel con la proximidad de un “explosivo” crecimiento en los mercados del embebido, especialmente con el pasaje a IPv6. “Creemos que la seguridad es más efectiva cuando se la posibilita desde el hardware,” dijo.
A la vista de la transformación que han tenido otras empresas como Google o Cisco, no hay porqué dejar de lado la posibilidad de que Intel se convierta en un buen jugador en seguridad de dispositivos y redes móviles. Queda claro que la opción de seguir sin ningún cambio, ya no funcionaba para Intel.
Este artículo se basa en la columna de Larry Barrett, editor senior de Datamation