¿Qué es Information Lifecycle Management?

21 Jul 2004 en Storage

ILM o Information Lifecycle Management puede definirse como una estrategia a través de la cual la información de una organización puede ser administrada según políticas. Esta propuesta presenta interrogantes que a muchos se les presentan por primer vez y fueron tratados en un seminario organizado por EMC y Telextorage. Entre dichos interrogantes, aparecen temas como el archivado de información a plazos muy prolongados, donde deben realizarse recuperaciones parciales para comprobar que, en el caso de ser necesario, se puedan realizar las recuperaciones totales. En el caso de la información que debe guardarse por mucho tiempo, también surgen temas como la compatibilidad “hacia atrás” de la nueva tecnología que se va implementando, especialmente en lo que hace a la ejecución planificada de migraciones a nuevos dispositivos.
La popularidad del término ILM entre los proveedores de soluciones de storage es acompañada por la de ECM (Enterprise Content Management), otro de los aspectos relevantes en esta estrategia. De hecho, la tecnología juega un papel menor en ILM debido a que lo importante es la forma en que los procesos son desplegados para administrar contenidos e información. Para que resulte exitoso, ILM debe centrarse en el negocio de la empresa, donde la información debe ser administrada centralizadamente, acompañando a todos los sistemas operativos y plataformas que participan.
El otro polo es el de la administración basada en políticas, permitiendo la automatización de ILM y reduciendo la tarea humana asociada al mantenimiento de grandes masas de datos. Por ejemplo, se puede establecer una política de niveles jerárquicos para los datos que no son accedidos por un determinado período, luego llevarlos a un nivel de backup y, finalmente, borrarlos al finalizar su período de retención. Estas políticas de manejo de datos deben ser revisadas cada cierto tiempo para garantizar que se ajustan a las regulaciones o prácticas de una organización.
La automatización antes descrita se alcanza mediante la aplicación de workflows y prácticas de BPM (Business Process Management). Pero antes de que estas políticas entren en juego, es necesario adoptar alguna de las metodologías o técnicas posibles. Lo primero es determinar dónde residen los datos, incluyendo a las aplicaciones, e-mail y a otros contenidos. Las organizaciones en general no han fijado prioridad para sus datos ni los han almacenado en diferentes calidades de discos según su importancia crítica. ILM propende a que esto ocurra y puede generar importantes reducciones de costo en el almacenamiento de datos.
Las políticas de ILM incluyen la consideración de aspectos como plazos de retención de datos, el tipo de media que se utilizará para almacenarlos en cada una de las etapas y a la forma en que actuará la automatización luego de que cada etapa se complete. También se requiere un examen de la forma en que se utiliza la información, los riesgos, las necesidades de protección de cada tipo de dato y las amenazas a las que están expuestos, sin dejar de lado las regulaciones o exigencias internas de las empresas.