“Estar conectado” aumenta la productividad… y el estrés

El uso de Internet en el trabajo ha traído consigo a empleados que se apoyan cada vez más en el acceso online. Ese hábito ha creado una mayor dependencia en la continuidad de las tareas, haciendo que la gente virtualmente “se lleve” el trabajo a todas partes. Eso es buena noticia para los empleadores, que consiguen mayor productividad, pero esa flexibilidad también ha traído mayor estrés al extender las horas de trabajo.
La encuesta “Networked Workers” realizada por Pew Research Center para Princenton Survey Research y presentada hace algunos días, informa que un 62% de los empleados se conecta con sus funciones y pares a través de e-mail y acceso a Internet para cumplir con su trabajo. Un 56% de ese conjunto, realiza parte de su trabajo en sus hogares o fuera de horarios habituales.
Un 80% de los entrevistados entendió que las tecnologías de información y comunicaciones han mejorado su capacidad para cumplir sus tareas. Otro 73% consideró que mejoraron la colaboración en sus ambientes de trabajo. Un 46% observó que sus horarios de trabajo se han extendido y un 49% dijo que ha crecido su nivel de estrés.
Ese 49%, o sea casi la mitad de los entrevistados, encuentra cada vez más difícil desconectarse de su trabajo más allá del fin de su jornada formal.
El estudio abarcó 2134 adultos con actividades online en su trabajo y hogares, incluyendo el uso de dispositivos móviles.
La investigadora Mary Madden, nos dice que “es un nuevo panorama, sobre todo en cuanto al uso de e-mail, en comparación con años atrás. Estoy sorprendida por los efectos contraproducentes que la conectividad está trayendo. Hay más flexibilidad y colaboración, pero la gente está presionada para seguir trabajando y vemos ya efectos negativos.” De hecho, un 63% de los usuarios de dispositivos móviles se quejó de jornadas de trabajo extendidas.
El estudio mostró que los empleados conectados chequean su e-mail laboral al menos una vez durante el fin de semana y un 22% lo hace con mayor frecuencia. Un 46% controla e-mail estando enfermos y un 34% durante vacaciones.
“Cada vez es más común que la gente trabaje estando enferma y los empleadores deberían revisar las exigencias de productividad,” agrega Madden. “Tienen que darle a los empleados una clara idea de lo que es razonable en términos de trabajar fuera de su jornada. Si bien algunos empleados aman tener tecnología para estar encima de sus tareas, esa flexibilidad requiere de ciertos límites,” concluyó.