Preparándose para Cloud Computing: el Check List Básico

paraguas

Cloud Computing sigue ganando impulso. Ya no es algo que se mira con curiosidad tecnológica para ver de qué se trata y cómo podría hipotéticamente aprovecharse. 

Las empresas que investigan el mercado y las tendencias de uso de tecnología de información han publicado firmes pronósticos del crecimiento exponencial de los servicios cloud. Pero para quiénes no creen en los pronósticos de los analistas del mercado, quedan a su disposición los múltiples casos de éxito de clientes. Esos casos de éxito que se publican o comentan a diario, explican los inmediatos y mesurables beneficios que las empresas consiguen con experiencias cloud.

Cloud computing, como todo nuevo escenario, está poblado de proveedores que ofrecen soluciones “totales” y “fáciles” de implementar, con “seguridad” y absoluta capacidad de administración y control de parte del usuario. También ofrecen soluciones mixtas para nubes híbridas, privadas y públicas. Sin embargo, existen muchos potenciales problemas y obstáculos en el camino hacia cloud. Muchos de ellos son conceptuales, otros tecnológicos y muchos tienen que ver con la factibilidad que permiten las capacidades operativas, tecnológicas y culturales de cada organización.
Sin intentar abordar un contenido orientado a lo general de la administración de cambios, hemos encontrado útil hacerles llegar un simple conjunto de recomendaciones. Son recomendaciones presentadas por Jeff Kaplan, CEO de la consultora THINKstrategies. Esta consultora se especializa en las implicancias del movimiento hacia los servicios on-demand en la industria de IT.
Kaplan publicó siete recomendaciones básicas previas a la contemplación de un proyecto cloud. Estas recomendaciones se publicaron en un artículo en Datamation y son las siguientes:
1-    Revise las redes: La adopción de soluciones cloud no tiene sentido si no se cuenta con la suficiente capacidad de ancho de banda. Sin una adecuada conectividad, el acceso a los servicios cloud se presentará como un retroceso en el tiempo y lo único que se logrará será frustrar tanto a usuarios finales como a ejecutivos.
2-    Establezca políticas que estimulen la provisión de input por parte de los empleados: Se recomienda desarrollar procedimientos claros para identificar, evaluar, seleccionar e implementar soluciones Cloud. Los usuarios finales de la empresa, a la vez que los desarrolladores y la gerencia, en muchos casos ya están expuestos a diferentes alternativas de aplicaciones SaaS (Software as a Service), soluciones PaaS (Platform as a Service) y IaaS (Infrastructure as a Service). Debe invitárseles a recomendar cuáles son las que encuentran más efectivas.
3-    Enfocarse en los “puntos de dolor” inmediatos y brechas funcionales: No conviene desprenderse de aplicaciones existentes que funcionan bien y cuesta poco mantener. En lugar de ello, ataquen aplicaciones viejas y engorrosas que entorpecen la productividad de los usuarios, además de ir por nuevas aplicaciones que cubran necesidades inmediatas.
4-    Comenzar en pequeña escala y probar antes de comprar: Una de las grandes ventajas de las soluciones cloud que hoy se ofrecen, es su capacidad de mitigar muchos de los riesgos asociados con las aplicaciones legacy tradicionales. En lugar de tener que pagar por una licencia perpetua en forma anticipada y antes de tener la oportunidad de probar cómo se adapta a las necesidades de la empresa, muchas de las actuales soluciones cloud permiten que se las pruebe antes de suscribirse a ellas. Además, se puede comenzar con un pequeño grupo de usuarios o un sólo departamento, antes de desplegarlas en toda la organización.
5-    Tener en cuenta que el hosting de aplicaciones no es igual a SaaS: existe una creciente cantidad de proveedores de software legacy de instalación en casa de cliente (on premise) que hoy ofrecen versiones “hosteadas” de sus aplicaciones en base a un precio de suscripción y denominándolas soluciones “SaaS.” Si bien estas aplicaciones entregadas desde un host externo alivian algunas de las complicaciones operacionales asociadas al despliegue de software en forma tradicional, siguen sin ofrecer los beneficios fundamentales de una verdadera solución SaaS “multi-tenencia.” Esos beneficios son, por ejemplo, la capacidad de mejoras sobre la marcha y benchmarks agregados. Además, los proveedores de software legacy no pueden escalar sus servicios si sus clientes utilizan variadas versiones de las aplicaciones de su host.
6-    Monitorear la utilización y medir la satisfacción: Se recomienda hacer un prolijo seguimiento de la forma en que los usuarios finales y ejecutivos están usando las aplicaciones SaaS y otros servicios Cloud. Para evitar gastos innecesarios, es bueno asegurarse de que los niveles de utilización justifican los cargos de suscripción. También conviene investigar cómo compara los niveles de utilización con los de otras organizaciones solicitando información de benchmark a los proveedores SaaS/Cloud. En este punto, también se recomienda implementar mecanismos de retroalimentación o feedback que garanticen la satisfacción y generen nuevas ideas de aprovechamiento. Es importante poder usar los datos para establecer futuros requerimientos de servicios.
7-    Mantenerse informado para mantener la iniciativa: El mercado de Cloud Computing está cambiando constantemente desde una perspectiva tecnológica y madura rápidamente si lo miramos desde la perspectiva de un modelo de negocio. Mantenerse al tanto de los desarrollos recientes puede ser un desafío, pero también es esencial si se quiere sacar provecho de las cada vez más potentes soluciones que se entregan a través de la nube. Conviene tener una política de “puertas abiertas” y utilizar herramientas de redes sociales para invitar a los usuarios finales, ejecutivos y otros a que compartan información acerca de nuevos servicios y mejores prácticas.