Polémica sobre los pros y contras de Software as a Service

25 Feb 2009 en Software

La adopción de SaaS (Software as a Service) es ya contemplada por muchas empresas como un camino a la reducción de costos y tiempos de implementación. Pero un analista de Gartner, Robert DeSisto, sostiene que SaaS sólo tiene un menor TCO (Total Cost of Ownership) en sus primeros dos años por el hecho de no requerir inversión de capital en licencias e infraestructura de soporte.
Según DeSisto, la ventaja se pierde desde una perspectiva contable a partir del tercer año. Eso se debe a que las aplicaciones instaladas en casa del cliente en forma tradicional (on-premise), se deprecian como gasto de capital, mientras que las aplicaciones SaaS se contabilizan como gastos operativos y no pueden ser depreciadas.
“En SaaS son los costos los que arrancan siendo más bajos respecto a la alternativa de la compra,” nos dice Gary McWilliams, CEO de iLatina Business Service, empresa que entrega su software ERP en modalidad SaaS desde hace más de diez años. “No es un problema de contabilidad, sino de retorno de la inversión (ROI). La contabilidad no genera dinero y sólo registra lo que va ocurriendo. Si uno compra, tiene costos de licencias, hardware y comunicaciones; luego la implementación, soporte de IT y usuarios, aranceles anuales por mantenimiento. Además, los requerimientos de staff crecerán antes de que se pueda ahorrar un centavo en los costos que se esperaba reducir. El Sr. DeSisto no parece comprender el modelo. Por supuesto que cada proveedor tendrá un diferente modelo de precio según la experiencia que tenga entregando soluciones SaaS. Nosotros comenzamos en 1994 y lo estamos haciendo bien,” agrega McWilliams.
En otro párrafo de sus apreciaciones, DeSisto de Gartner nos dice “que las empresas se sorprenderán cuando vean que SaaS no se implementa tan rápido como esperaban por su reputación de ser algo tan veloz. Se puede tener algo rápido con SaaS porque no hay que instalar hardware, bases de datos y demás infraestructura. Eso será sólo cuando la empresa no tenga que integrar a esa aplicación con otros sistemas propios.”
“Integrar una solución siempre presenta problemas, ya sea con software SaaS o instalado convencionalmente. La necesidad de integración no es algo propio de un modelo en particular. Esa es la razón por la que siempre se tiene que trabajar en determinar de entrada la fuente y uso de los datos procesados para permitir su mejor integración posible,” responde McWilliams.
DeSisto se refiere al pricing como “un área donde SaaS puede desilusionar. Muchos creen que se paga por lo que se usa, en un modo utility. Pero la mayoría de los proveedores van por un camino que lleva a gastos imprevistos.”
McWilliams responde a esta afirmación diciendo que “siempre hay gastos imprevistos. En mi larga experiencia nunca vi un sistema que cubra cualquier condición o eventualidad. Dicho esto, nuestros clientes SaaS no suelen encontrarse con esos costos, si bien pueden ocurrir dependiendo de algún evento o acción específica en sus negocios. Muchas soluciones ofrecidas como SaaS, consisten de software on-premise que fue adaptado a una modalidad diferente. Otras, como las nuestras, se diseñaron para operar como SaaS y por eso no encontramos esos problemas.”