OpenShift, la solución PaaS de Red Hat, ahora es open source

Red Hat

 

Red Hat OpenShiftRed Hat adquirió tecnología PaaS (Platform as a Service) de la firma Makara en el año 2010. Con esa tecnología fue que creó su solución PaaS OpenShift la cual, en principio, era más bien propietaria.
Pero en el mes de abril de 2012, Red Hat creó el proyecto OpenShift Origin y a partir de ese momento pasó a ser un entorno open source. Sin embargo, el simple hecho de convertir a un software en open source, no hace que aparezca una comunidad que contribuya y colabore a su alrededor.
Es por eso que ahora Red Hat está avanzando en dirección a la creación de un modelo de desarrollo colaborativo para OpenShift. Y lo hace facilitando las cosas para que la gente externa a esta compañía pueda contribuir y participar en la evolución de su plataforma. Para lograr este propósito, la gente de Red Hat se está moviendo hacia un nuevo modelo de contribución que utiliza CI (Continuous Integration) pública. También está convocando a un día comunitario alrededor de OpenShift para su próximo OpenStack Summit que se realizará en la ciudad e Portland, Oregon.
“Hemos estado trabajando en este tema por mucho tiempo, pero con el anuncio de OpenShift Origin Community Day pensamos que ha llegado el momento de llegar a aquellos que deseen involucrarse. Mientras que seguiremos generando mejoras en forma continua, creemos que estamos muy cerca de lograr que los usuarios participen efectivamente en todas las capacidades y partes del proyecto en las que puedan estar interesados. Esto es un hito importante para nosotros,” comentó en la entrevista que mantuvo con Datamation Matt Hicks, Director de OpenShift Engineering de Red Hat.
La naturaleza del nuevo modelo de contribución será similar a la forma en que hoy funciona el modelo de desarrollo del kernel Linux, el cual es en base a requerimientos de nuevas características en modo “Git pull.” Git es un sistema de control de revisión distribuida y de administración de código fuente (SCM por Source Code Management) cuya principal ventaja es su velocidad. Fue diseñado y desarrollador por Linus Torvalds para el desarrollo del kernel Linux y luego adoptado en muchos otros proyectos.
“En principio nos manejábamos con un modo de desarrollo tradicional, donde nuestros desarrolladores trabajaban directamente con el código y los demás no. La verdadera ventaja del modo pull request no está en los requerimientos en sí mismos sino en que nuestros desarrolladores trabajen mediante el mismo proceso de contribución que todos,” nos dice Hicks.
De esta manera, la gente de Red Hat se somete a los mismos tests y reglas que todos los demás. De esta manera, el proceso de distribución es muy transparente y objetivo.
Si bien es en este momento en el que Red Hat está cambiando la modalidad en la que acepta contribuciones para OpenShift, Hicks destaca que el proyecto ya ha recibido contribuciones. Esas contribuciones incluyen patches, mejoras en sus características y capacidades suplementarias generados vía las APIs (Application Programming Interfaces) REST (Representational State Transfer).
“También tenemos a una gran base de usuarios experimentando y haciendo contribuciones con regularidad. Además y aunque no haya sido en forma de patches, algunas de las más valiosas contribuciones provienen de ideas y discusiones que intercambiamos con usuarios acerca de características. Esas discusiones son por medio de chats, listas de mailing y Google+,” agrega Hicks.

Mapa de Ruta
Red Hat no es precisamente un jugador nuevo en cuanto a desarrollo comunitario y ha sido pionero con su plataforma Linux como así también con su middleware Java JBoss. Hicks nos explica que OpenShift Origin se relaciona con OpenShift Online y OpenShift Enterprise en forma muy parecida a la que Fedora se relaciona con Red Hat Enterprise Linux. OpenShift Enterprise es la versión on-premise (para instalar en el cliente) que recientemente ha sido actualizada a su versión 1.1
“OpenShift Origin es el proyecto upstream para todo nuestro trabajo. Se está moviendo muy rápido y se centra en ofrecer un entorno colaborativo. OpenShift Online y OpenShift Enterprise, derivan ambos de esa base de código y ofrecen un ciclo de vida más prolongado y estable, con soporte de clase mundial para aplicaciones que corran sobre la plataforma,” prosigue Hicks.
Hicks enfatiza en que la meta de OpenShift es la de convertirse en el estándar PaaS en la industria. Para alcanzar esa meta, en Red Hat saben que es necesario involucrar a una comunidad amplia y es por eso que el proyecto OpenShift Origin resulta tan crítico.
Hicks finaliza destacando que la creación de una comunidad open source exitosa no es un proyecto fácil ni de rápida puesta en marcha. Lleva tiempo, inversión y predisposición a escuchar. “Gran parte del éxito de OpenShift se debe a nuestros usuarios y a su disposición a participar y a guiarnos. Espero que sigamos creciendo juntos a medida que avanzamos,” concluye.
Este artículo se basa en la entrevista realizada por Michael Kerner, editor senior de Datamation.