PeopleSoft despide a su CEO y está más cerca de ser comprada por Oracle

3 Oct 2004 en Software

El directorio de PeopleSoft despidió a Craig Conway “por haber perdido la confianza en su capacidad de liderar la empresa.” Para los analistas este sorpresivo cambio puede  indicar que los accionistas de PeopleSoft están dispuestos a sentarse en la mesa de negociación con Oracle, la empresa que intenta adquirirlos desde hace 15 meses. Por otra parte, Oracle podría verse obligada a elevar su oferta por la compañía que desea comprar.
Al mismo tiempo que se conocía la noticia, las acciones de Oracle se elevaban en un 15% y eso equivaldría a que Wall Street ve como más factible que se llegue a un acuerdo de compra. Además, los analistas consideran que el nuevo CEO designado por PeopleSoft, Dave Duffield, quien además es cofundador de la empresa, es mucho más confiable que Conway.
Conway había culpado a la campaña hostil de Oracle por los malos resultados alcanzados en la venta de licencias, especialmente de actualizaciones.
Mientras tanto, Oracle se prepara para superar uno de los últimos obstáculos en su empeño de adquisición de PeopleSoft: la oposición que presenta la Comisión Europea con argumentos antimonopolio. Pero también está el programa CAP (Customer Assurance Program) de PeopleSoft, que garantiza a sus clientes el cobro de cinco veces el dinero gastado en software si Oracle tomara el control de PeopleSoft. Pero CAP tiene una duración limitada y sería obviado si Oracle continúa dando soporte a los productos actuales de PeopleSoft.
Un vocero de PeopleSoft, Steve Swasey, declaró que el directorio continuará considerando la oferta de Oracle, pero que no hay una fecha para una decisión. Contrariamente a lo que piensan los analistas, los empleados de PeopleSoft creen que su nuevo CEO será más leal a sus clientes y personal, por lo que confían en que podría llegar a oponerse a la venta de la compañía. Los analistas económicos creen que la compra se concretará en un plazo no mayor a tres meses.
Conway fue “culpado” por los clientes de una política sin dirección tecnológica y por vender add-ons que deberían haber sido mejoras a los sistemas existentes. Paul Hamerman, de Forrester Research, cree que Duffield realineará a la compañía sobre su visión original, centrada en el cliente.