Para Polycom, la sala de conferencias ya fue

Buenos Aires, 29 de Septiembre A finales de la década de los 80, los procesadores de texto y las computadoras personales habían desplazado en gran parte a las máquinas de escribir, pero la sala de conferencias no había cambiado mucho. El icónico teléfono de conferencia “araña” de Polycom (SoundStation) hizo su primera aparición apropiándose de  la mesa de conferencias.

Fue una revolución en su momento porque los equipos de trabajo tuvieron entonces la posibilidad de comunicarse y colaborar con personas que se encontraban fuera de la oficina.

Más tarde, en la década de los 90, las líneas telefónicas se hicieron digitales, lo que permitió que las videoconferencias se realizaran en la sala de reuniones utilizando las innovadoras cámaras pan-tilt-zoom y monitores. En los comienzos del nuevo milenio, la pizarra se volvió “inteligente” e interactiva, los monitores se tornaron planos, y tanto el teléfono araña como el sistema de videoconferencias en la sala de reuniones fueron actualizados para hacerlos compatibles con el audio y video IP y de alta definición. Pero, nuevamente, la sala de conferencias todavía no había cambiado mucho…

  

Hoy en día, el ritmo de los negocios es mucho más rápido. El plazo para la comercialización y los ciclos de vida de los productos son más cortos que nunca. El mundo es un lugar cada vez más complejo y competitivo, donde la productividad y la innovación son vitales. Como resultado, nos hemos vuelto más móviles, sociales, visuales y analíticos que nunca antes. Estamos conectados en casa, en la oficina y fuera de ella. Ahora somos parte de equipos de trabajo virtuales separados por la distancia, ya sea esta geográfica, cultural, lingüística o demográfica, a pesar de que muchos de nosotros todavía tenemos que viajar todos los días para llegar a una oficina y perder horas preciosas en el tráfico.

Para alcanzar el éxito en este mundo tan competitivo es necesario que las personas –en todas partes– puedan trabajar más en colaboración. Y, sin embargo, la mayoría de los espacios de la sala de reuniones actual están preparados para realizar presentaciones dirigidas por un líder en las que la información es controlada y compartida por una persona a la vez. Estos espacios de trabajo no proporcionan la tecnología que permite compartir y editar al mismo tiempo varios tipos de información digital (imágenes, videos, música, presentaciones, documentos, etc.), y hacen muy difícil a los participantes que se encuentran distantes el contribuir fácilmente a la discusión.

  

¿Por qué no crear espacios de trabajo en conjunto que sean más intuitivos, incluyentes y, lo que es más importante, colaborativos? A medida que nos acercamos a 2020, ¿no deberíamos tener mucho más en cuenta las nuevas formas de trabajo y las necesidades de las empresas?

Mediante la integración de muebles con diseño innovador, tecnologías de videoconferencias y colaboración de contenido, Polycom, junto con Steelcase y WOW Vision, han creado la arquitectura de la próxima generación de espacios de trabajo para colaboración destinados a mejorar el trabajo en equipo y la productividad a distancia.

Los entornos de colaboración representan la próxima generación de espacios para reuniones y trabajo, pues cambian la forma de colaborar en un mundo conectado al permitir que todos los participantes accedan a la información digital, la cancelen, editen y compartan por igual, de forma rápida y sin problemas, independientemente de la distancia. Los entornos de colaboración tienen en cuenta las necesidades de varias industrias y comprenden tres pilares principales que integran mobiliario de vanguardia y tecnología innovadora:

   

Los empleados quieren espacios de trabajo que evolucionen con el tiempo y satisfagan su apetito por la comunicación visual y el intercambio de abundante contenido. Gracias a los entornos de colaboración ofrecidos por Polycom, Steelcase y WOW Vision, los equipos de trabajo virtuales están ahora plenamente capacitados para desafiar la distancia cuando diseñen nuevos productos, manejen casos complejos, respondan a una crisis, atiendan al cuidado de la salud, o se dediquen a la enseñanza o tutoría de estudiantes. Esta es la razón por la cual la sala de conferencias como la conocemos hoy está desapareciendo, lenta, pero infaliblemente. Es hora de decirle adiós y adoptar los entornos de colaboración en todas las industrias.

Por: Marc Alexis Rémond de Polycom