Orange despliega una red para Internet de las Cosas

orange

Además de su redes móviles, Orange invirtió en una nueva red llamada Low Power Wide Area (LPWA), una tecnología de banda estrecha que garantiza una conectividad de bajo rango de consumo de energía y a un costo menor. Orange decidió contar con tecnología LoRa (Largo Alcance, por su sigla en inglés) para desplegar esta red que cubrirá todas las zonas metropolitanas de Francia.

 

Como parte de su estrategia Essentials2020, uno de los focos de Orange es Internet de las Cosas (IoT), con el cual planean generar ingresos por 600 millones de euros para el 2018. Después de casi una década de experiencia como operador en comunicaciones máquina a máquina (M2M, por su sigla en inglés) con redes 2G/3G/4G, Orange está ampliando su oferta de conectividad y preparándose para el futuro de Internet de las Cosas. Esta red de tecnología LoRa, es especialmente útil para conectar sensores en ciudades inteligentes. Así, Orange también continúa su trabajo en la estandarización de las próximas redes móviles (2G/4G) para el IoT que operarán el 2017, y el 5G en 2022.

 

Stéphane Richard, Director Ejecutivo de Orange, dijo: “Se espera un gran crecimiento de Internet de las Cosas en los próximos años. Para el 2020, creemos que habrán más de 25 mil millones de objetos conectados en el mundo”.

 

“Como parte de nuestra nueva estrategia Essential2020, Orange aspira a convertirse en el operador número uno para Internet de las Cosas. Para responder todos los requerimientos, decidimos, en adición a las redes móviles, ofrecer una red nacional dedicada a objetos que necesiten una banda estrecha y también, al bajo consumo de energía. La red con tecnología LoRa se usará de forma gradual desde el primer trimestre del 2016”.

 

“Más allá de la conectividad, Orange también está invirtiendo en  la distribución de objetos conectados y en el procesamiento de los datos derivados desde estos objetos,  entregando un servicio de valor agregado en el campo de la salud y bienestar, a los hogares conectados y ciudades inteligentes”.

 

La red LoRa estará operando desde el primer trimestre del 2016, desplegándose progresivamente hasta alcanzar todo Francia. Será utilizada para transportar la comunicación desde los objetos a Orange, su mercado masivo y clientes.  Orange probó la tecnología LoRa realizando un testeo a larga escala en la ciudad de Grenoble, involucrando a más de 30 socios.

 

Cada objeto tiene distintos requerimientos de conexión, que dependen de la velocidad, importancia y frecuencia de la información que se está comunicando. Con el fin de asegurar el desarrollo de estos usos, Orange decidió invertir en distintas soluciones para convertirse en operador de IoT, sin importar las necesidades de los objetos o el tipo de tecnología que usen.

 

Además de conectividad, Orange suministrará a su mercado masivo y a sus clientes con servicios y plataformas que sean compatibles e interoperables con estas redes dedicadas a objetos conectados.