OpenStack Havana Cloud a nivel empresarial con el apoyo de Red Hat

 

Como seguramente es del conocimiento de muchos, OpenStack es un proyecto en el campo de la computación cloud. Su objetivo es el de proveer una infraestructura en forma de servicio (IaaS) desde el universo open source. Es licenciado por Apache y administrado por OpenStack Foundation. El proyecto es apoyado por compañías como AT&T, Brocade, AMD, Canonical, Cisco, Dell, EMC, Ericsson, Bull, HP, IBM, Intel, NEC, NetApp, Rackpase Hosting, Red Hat, SUSE Linux, VMware y Yahoo, entre otras. De alguna forma, se puede decir que compite contra otro entorno,

CloudStack, cuyo objetivo es el de crear, administrar e implantar servicios para infraestructuras cloud. Además de su propia API, CloudStack ganó popularidad por soportar a la de Amazon Web Services.

Hecha esta breve introducción, volvamos a OpenStack, que acaba de dar un importante paso en su evolución dentro del estado del arte de las tecnologías cloud. Se trata de la plataforma OpenStack Havana, que ahora incluye nuevas capacidades de orquestación y monitoreo, además de haber mejorado sus funciones en las áreas de la computación, almacenamiento de datos y networking.

El papel de Red Hat

Entre los participantes del proyecto OpenStack que antes mencionamos, se destaca el proveedor de Linux para ambientes empresariales Red Hat. Esta compañía encabeza la lista en cuanto a la contribución medida en términos de volumen de código aportado. Para el release de Havana, Red Hat realizó 3381 contribuciones de código, lo que representa el 21% del total del código que compone a Havana.

Tim Burke, VP a cargo de Cloud Computing y Desarrollo de Virtualización en Red Hat, explicó al columnista de Datamation Sean M Kerner que, con el release de Havana, Red Hat puso foco en la inclusión de una mayor cantidad de dispositivos para el nivel empresarial. Burke agregó que OpenStack, en su opinión, no es ahora solamente un elemento para las pruebas de laboratorio. Ya lo ve en condiciones de implementaciones concretas a gran escala en el mundo real.

Algunos elementos clave

Entre los nuevos elementos agregados se destaca uno que puede ser considerado como clave.  Se trata del proyecto de orquestación “Heat.”

“Heat posibilita el despliegue de servicios multi-tier (multi-capa o nivel) de alta complejidad,” nos dice Burke al referirse a este proyecto. Pero eso no es todo, ya que en OpenStack Havana aparece por primera vez el proyecto de monitoreo de infraestructura cloud bautizado como Ceilometer. Este proyecto también ha aportado sus elementos positivos como parte del proyecto general de Red Hat en lo que hace a administración cloud. Burke comentó que Ceilometer provee una interesante forma de monitoreo de eventos de bajo nivel en los sistemas cloud. “Pero eso es hablar sólo de datos. La pregunta fundamental a responder es cómo se conectarán los datos para convertirlos en políticas,” agrega Burke.

Y es en ese último plano en donde la tecnología CloudForms de Red Hat hace su aparición. Burke explicó que un próximo release de Cloudforms servirá como motor de manejo de inteligencia y políticas en el nivel o capa más alto. De esta manera, CloudForms se acoplará a OpenStack Ceilometer en lo que hace al manejo de reglas y lógica del negocio.

Además de lo ya descripto, OpenStack Havana incluye al tablero de comando Horizon. Este tablero puede ser usado para visualizar los datos que surgen de Ceilometer. Según Burke, Red Hat intenta posicionar a CloudForms para que lo utilicen los “consumidores” de los servicios cloud, refiriéndose a los usuarios de los servicios. “Alguien puede utilizar Horizon para configurar la infraestructura cloud en el bajo nivel y luego poner encima a CloudForms, que es donde las políticas pueden establecerse,” agrega Burke.

Oslo y Tuskar

Otro proyecto clave dentro de OpenStack Havana tiene que ver con la participación que Red Hat ha tenido dentro de la libería de código en común Oslo. Burke explicó a Datamation que dentro de OpenStack hay muchísmo código duplicado y que, con Oslo, la meta es la de condensarlo en una serie de librerías de código en común. “Cuando se establece un factor común en librerías y código, se puede aspirar a una mejor calidad, seguridad y consistencia de dicho código,” continúa diciendo Burke.

Luego y ya con la vista puesta en el próximo release de OpenStack, que llevará el nombre de Icehouse, tenemos que Red Hat está trabajando en un nuevo proyecto open source denominado “Tuskar.” La misión de Tuskar consiste en mejorar la capacidad de administración de los entornos cloud. Tuskar se ocupará de administrar racks completos de sistemas, lo que podría llegar a incluir cientos de servidores cloud.

“Tuskar será una nueva generación de Horizon y tendrá la capacida de crear clases de recursos con las que los clientes podrán construir y administrar implementaciones cloud en forma muy flexible,” concluye Burke.

Sean Michael Kerner es editor Senior de Datamation e InternetNews.com