Nuevo récord en transmisión óptica

 

Alcatel-Lucent anunció que científicos de los Bell Labs, la unidad de investigación de la compañía, han establecido un nuevo récord de transmisión óptica con más de 100 Petabits por segundo y kilómetro (equivalente a 100 millones de Gigabits por segundo y kilómetro). Este experimento de transmisión supone enviar una cantidad de información equivalente 400 DVDs por segundo a través de 7.000 kilómetros, aproximadamente la distancia entre París y Chicago. Ésta es la capacidad más alta jamás conseguida sobre una distancia transoceánica y representa un aumento que excede al de los cables submarinos más avanzados disponibles comercialmente hoy día en un factor de diez. Para conseguir estos resultados, los investigadores de los Bell Labs han utilizado innovadoras técnicas de detección y han aprovechado todo un conjunto de tecnologías de modulación, transmisión y procesado de señal.


Para alcanzar este record los investigadores de las instalaciones de los Bell Labs en Villarceaux (Francia) utilizaron 155 láseres, cada uno de ellos operando a una frecuencia diferente y transmitiendo 100 Gigabits de datos por segundo para aumentar sustancialmente las prestaciones de la tecnología WDM (Wavelength Division Multiplexing) convencional.

Estas cifras se obtienen multiplicando primero el número de láseres (155) por su velocidad de transmisión (100 Gigabit por segundo), y multiplicando después este resultado (15,5 Terabit por segundo) por la distancia alcanzada (7.000 kilómetros). La combinación de velocidad y distancia expresada en bits por segundo y kilómetro es la medida estándar para la transmisión óptica de alta velocidad.

La transmisión se efectuó sobre una red cuyos repetidores, dispositivos utilizados para mantener la fortaleza de la señal óptica sobre largas distancias, estaban espaciados cada 90 kilómetros. Esta distancia es un 20% mayor que la utilizada habitualmente en este tipo de redes. Mantener la transmisión sobre semejantes distancias en estos experimentos es un reto, porque el ruido, perturbación de la señal, que se introduce aumenta al mismo tiempo que la velocidad de transmisión.

Los investigadores incrementaron también la capacidad al utilizar procesadores avanzados de señal con técnicas de detección coherente, una nueva tecnología que hace posible aprovechar un mayor número de propiedades de la luz que lo que permiten los métodos de detección directa utilizados en los sistemas actuales. Utilizando estas técnicas los investigadores fueron capaces de aumentar eficazmente la capacidad al poder aumentar el número de fuentes de luz transmitiendo a través de una única fibra, pero manteniendo separados los diferentes “colores” hasta llegar a su destino.

Los detalles de este logro fueron presentados en un informe que fue revisado en una sesión exclusiva y altamente competitiva durante la prestigiosa conferencia europea de comunicaciones ópticas, ECOC 2009.