Nortel intenta salir de su crisis cambiando estructura y despidiendo a un presidente

Desde abril de 2004 que Nortel atraviesa por aguas turbulentas. Todo se inició con irregularidades contables y siguió con cambios bruscos en la designación-eliminación de altos ejecutivos y juicios de los accionistas.
Ahora, la compañía intenta simplificar su modelo de negocio y reducir costos. La reorganización establece dos grupos, cada uno con su propio presidente: Enterprise Solutions y Packet Networks es el primero y será conducido por Steve Slattery. Mobility y Converged Core Networks, estará en manos de Richard Lowe.
Nortel es una empresa canadiense que compite con empresas como Cisco y Lucent, entre los principales. Para su mejor desempeño, también se han creado cuatro equipos regionales con el objetivo de llegar al mercado en forma más eficiente.
Malcolm Collins, presidente de redes empresariales desde 2002, se aleja de la compañía tras haberse ocupado del desarrollo de negocios, productos, marketing y ventas a grandes corporaciones. Trabajó en Nortel desde 1992 y no se dieron más detalles.
En el 2004 Nortel despidió a su CEO Frank Dunn y a su CFO Douglas Beatty, junto con otros ejecutivos, debido a un escándalo contable. La compañía tuvo que corregir sus balances y perdió U$S 200 millones al rehacer sus declaraciones de ganancias.
Bill Owens, CEO de la empresa, intentó convencer a quienes asistieron a su reciente conferencia, de que la compañía está de nuevo en carrera y de que será capaz de aumentar sus ingresos y reservas de efectivo, a la vez que recortará costos. Las áreas de crecimiento que ve para su empresa son la de gobierno, facilitada por la reciente adquisición de PEC Solutions; la de su alianza con LG Electronics; y la expansión a mercados como China, India y Corea del Sur. También prometió estrategias efectivas en los campos de seguridad y voz sobre cable.