Ningún proveedor de IT o Telco es ajeno al impacto de IoT

18 Ago 2015 en Internet of Things

Internet-of-Things

El pasado 3 de agosto publicamos un artículo en el que planteábamos que Windows 10 ya no es otro intento de Microsoft por hegemonizar el desktop. De hecho, comienza a desplegar una estrategia orientada a un nuevo escenario, el de IoT (Internet of Things, Internet de las Cosas). Y muchos otros son los que están afilando sus recursos para aprovechar las brillantes oportunidades que promete IoT.

Y a medida que IoT gana aceptación y propuestas de parte de los proveedores, comienza a ser evidente que su proliferación será intensa, al menos en un horizonte de mediano plazo. IoT se está convirtiendo en uno de los aceleradores de la transformación digital y los principales jugadores del mercado de la tecnología intentan posicionarse, incluyendo a los proveedores de IT, a las compañías de telecomunicaciones y a los integradores de sistemas. Nadie quiere quedarse afuera de esta ola que promete generar ingresos de muchos miles de millones.

Del lado de las organizaciones y usuarios individuales, estos movimientos significan que IoT está constituyéndose en una tendencia central del mercado y la posibilidad de conectar una variedad más amplia de procesos de negocio al plano digital gana atractivo.

Algunos proveedores están mejor situados frente al negocio de IoT que otros. Por ejemplo, tenemos a Google que acaba de conformar una nueva compañía dentro de su grupo, Alphabet. Alphabet es la más reciente apuesta de un líder de la tecnología y permitirá que Google estimule sus demás inversiones relacionadas con IoT. Su proximidad con los usuarios finales, individuales e incluso no laboralmente activos, le otorga una posición privilegiada en campos novedosos como la tecnología de hogares inteligentes, autos sin conductor, drones y otros segmentos de innovación que no tienen que ver demasiado con el que hoy es su principal negocio, el de las búsquedas en la Web.

Y Microsoft, como dijimos antes, ya evidenció sus intenciones y ambiciones con el lanzamiento de Windows 10, su gran jugada para entrar lucrativamente en el millonario sector de IoT. Por su parte, las grandes compañías hacen sus movimientos hacia IoT. HP, IBM, Oracle, SAP, Dell, Unisys y muchos otros, están entrando en juego.

 

Los Integradores de Sistemas

Los integradores de sistemas, dada su capacidad de solucionar problemas de sus clientes en base a sus conocimientos de la tecnología y de los procesos de negocio de los mismos, están en una posición de privilegio si aprovechan las oportunidades que ofrece este mercado.

El problema para ellos es que sus actuales modalidades de negocio ya están siendo afectadas por el movimiento de sus clientes hacia la nube. Casi todas las grandes firmas de integración han creado sus propias prácticas de IoT y gracias a la confianza que le tienen las empresas clientes, pueden hacer pesar su mezcla de experiencia y conocimiento de negocio, tecnología e industrias.

 

Las empresas de Telecomunicaciones

Muchas de estas compañías están preparadas para las comunicaciones M2M (Machine to Machine) que son las que dan vida a la infraestructura de IoT. La mayoría ya tiene en marcha sus recursos y planes para el espacio de IoT como fuente de ingresos. Pero ofrecer solamente los servicios de conexión M2M puede no ser suficiente para mantenerse competitivas y les convendría preparar propuestas de valor agregado capaces de sumar utilidades.

En este segmento de proveedores se observan movimientos relacionados con plataformas IoT y la oferta de ciertos servicios, generalmente en asociación con otros jugadores del mercado. Y su atractivo es evidente incluso para esos nuevos socios. Por ejemplo, tenemos a EMC, la compañía con muchos clientes que requieren grandes volúmenes de almacenamiento de datos. Muchos datos, a veces equivalen a muchas cosas para IoT. Esta compañía acaba de acercarse a Vodafone y juntas han invertido unos millones de dólares para desarrollar una plataforma IoT que ha sido bautizada como “Infinite.” Esta plataforma permite que las empresas clientes puedan desarrollar y probar servicios IoT en sus diferentes industrias.

 

No cabe duda de que IoT está abriendo nuevos frentes para aplicaciones especializadas por industria o segmento. Su crecimiento equivale también a mayor demanda de soluciones analíticas y de procesamiento del conocimiento o inteligencia artificial. Los observadores y analistas del mercado ven a IoT como al principal impulsor del crecimiento para los proveedores de IT y comunicaciones en los próximos años. Alianzas poco previsibles como las de Vodafone y EMC serán algo natural en un escenario en el que todos buscan una forma de inserción para no quedarse afuera.