Empowerment, la estrategia indicada en Business Analytics

empo

empoSegún la investigación que publicó Gartner el año pasado, la combinación de soluciones BI (Business Intelligence) y PM (Performance Management) se convirtió en una mezcla ganadora que superó los 12.000 millones de dólares anuales en ventas. “Los analíticos BI y PM son vistos como un medio para filtrar las crecientes masas de información. Su empleo permite insights para decisiones en un mundo digitalizado que transforma a las industrias, una tras otra,” afirmó Dan Sommer, analista principal de Gartner.
Según el informe de Gartner, la crisis económica no ha mellado a los proyectos de BI y PM. De hecho, hasta los ha favorecido, ya que las empresas necesitan extremar su dominio de la información sobre sus procesos, mercados y desempeño estratégico. Según Sommer, las empresas están adquiriendo soluciones BI y PM desde departamentos ajenos a TI y desde las líneas de negocio crece la demanda de paquetes preconfigurados. Desde las áreas financieras es desde donde se ha percibido un mayor interés en BI y PM.
En este ambiente combinado de BI y PM reinan cinco grandes proveedores: En primer lugar está SAP con ingresos que rondan los U$S 2900 millones anuales. Le siguen Oracle con U$S 1900 millones, SAS Institute con U$S 1550 millones, IBM con 1480 millones y Microsoft con unos U$S 1060 millones anuales. Todas cifras aproximadas.
Llama la atención que el grupo de “otros proveedores” alcanza un volumen de U$S 3400 millones anuales en ventas, lo que habla de un fuerte crecimiento del mercado y una gran diversidad de especializaciones.
Si bien esta demanda de BI y PM proviene de diversos ambientes dentro de las organizaciones, el desafío para TI sigue estando presente. Es ese departamento el que deberá poner en operación y dar soporte a esas soluciones.
Nuevos datos de investigación sugieren que los departamentos de TI deberían reconsiderar seriamente la forma en que dan soporte y entrenamiento a usuarios BI si es que se quiere tener un retorno de inversión positivo de esas herramientas.
En un artículo escrito para Datamation, el columnista especializado Larry Marion hace referencia a los datos de las consultoras: Una investigación de BI Scorecard estima que aproximadamente un 24 % de los empleados de una compañía promedio utilizan BI o herramientas analíticas. Esta estimación es cercana a la de Gartner, que registra un 28%.
La investigación de BI Scorecard muestra, además, que esta penetración de Business Intelligence llegaría a ser mucho mayor, hasta un 54%, de no ser por las barreras que representan el costo, la tecnologías y otros obstáculos institucionales que frenan el crecimiento en el uso de BI.
De todos modos, el empleo de BI y analíticos no es tan fácil de definir y podría ser mayor a lo que muestran las encuestas. En grandes organizaciones, la gente de TI que es entrevistada en estas encuestas puede no estar al tanto de aplicaciones cloud o departamentales que se utilizan en algunos departamentos de su propia empresa o grupo.
BI, otrora una tecnología confinada a marketing y finanzas, gana hoy popularidad en Recursos Humanos, administración de la cadena de abastecimiento y otros departamentos.
La encuesta de BI Scorecard muestra tendencias de mayor utilización de soluciones BI y se puede decir que dos tercios de los analistas del negocio y la mitad de los gerentes, las están aplicando.
La proliferación de teléfonos inteligentes y ahora de formatos tablet, ha generado un mayor uso de herramientas BI por parte de empleados de campo que ya no dependen de una persona de soporte para acceder a ellas. Esto último es lo que afirma Jeff Boehm, VP de marketing de Qlikview al referirse a gente de ventas que verifica inventarios o estudia itinerarios de entrega para optimizar rutas de distribución. En otras categorías de trabajo, como salud, seguros y administración pública, los usuarios finales ganan empowerment mediante el acceso a estas aplicaciones.
Y es precisamente el empowerment el eje que la gente de TI puede aprovechar para evitar convertirse en un cuello de botella. “Hace falta un cambio de mentalidad en la gente de TI. En lugar de ser quiénes alimentan al usuario como nodrizas, deben lograr que los usuarios se manejen por sí mismos. Deben dejar de ser creadores de reportes preconfigurados que cada vez tienen menos valor y ocuparse de dar entrenamiento a los usuarios en las necesidades específicas de sus problemas de negocio, dejando de lado los aspectos mecánicos de las soluciones,” afirma Boehm.