Migrar a Linux puede no ser complicado, pero exige preparación

26 May 2009 en Software

Según numerosos analistas del mercado de IT, la crisis económica podría generar una movida hacia Linux, incluso en el desktop. El próximo upgrade del mundo Microsoft hacia Windows 7, considerado mejor que Vista, tendrá un costo que muchos pueden no querer enfrentar.
El estudio “Linux on the Desktop: Lessons from mainstream business adoption,” realizado por Freeform Dynamics, mostró que el cambio a Linux en el desktop puede ser más simple de lo que se piensa. Eso surgió de la experiencia en empresas que encararon esa migración en el desktop, aunque las observaciones se basaron en grupos limitados de usuarios.
Cabe aclarar que, si bien el estudio fue patrocinado por IBM, no mostró resultados sesgados u orientados hacia una demostración premeditada. Rober Sutor, VP a cargo de Linux en IBM, explicó que en su empresa ya tienen más de 30.000 personas trabajando con Linux en sus desktops.
La compañía adoptó una estrategia Linux basada en la versión de Canonical y mantiene una alianza con Virtual Bridges para incorporar su tecnología Virtual Desktop Infrastructure.
El estudio mostró que la adopción de Linux resultó exitosa en aquellos casos en que se planificó con anticipación y detalle. Se apuntó a grupos específicos de usuarios y se mantuvo una excelente comunicación con los mismos. 
Los gerentes de IT determinaron con anticipación cuáles aplicaciones resultaban importantes para los usuarios para asegurar que pudieran portarse a Linux. Si alguna aplicación aislada presentaba problemas, se podía resolver el problema virtualizando con Citrix, por ejemplo.
Existen aplicaciones que no están disponibles en Linux. Adobe Creative Suite y algunas aplicaciones desarrolladas en casa de clientes, son ejemplo de ello. No pueden funcionar en desktops Linux.
Los usuarios en general muestran resistencia a Linux. Esa resistencia y las políticas internas de IT son dos de los principales obstáculos para la adopción de Linux en el desktop. El otro es el de las aplicaciones no disponibles en Linux.
El estudio mostró que, en los casos en que se estableció temprana comunicación con los usuarios expertos de Windows, aquellos que apoyan y dan consejo a otros empleados, las cosas funcionaron mejor. En general, Linux fue a manos del staff técnico en primer lugar. Solamente un 29% de los encuestados implementó Linux en el desktop de usuarios no técnicos.
Los grupos de implantación fueron pequeños, de diez o menos usuarios y sólo un 15% se animó a una escala de cientos de usuarios.
En las empresas que adoptaron Linux en el desktop, se prevé un crecimiento futuro, si bien puede limitarse a algunos departamentos o sectores. Respecto al contenido completo del estudio, no tenemos información acerca de su disponibilidad.