Microsoft muestra cómo migrará sus centros de datos a Azure IaaS

En un documento publicado con fecha de mayo de este año, Microsoft comparte sus planes para migrar la mitad de su infraestructura de centros de datos a Microsoft Azure. El documento se titula “Migrating to a Hybrid Server Environment with Microsoft Azure” (Migrando a un entorno de servidores híbrido con Microsoft Azure.)

 

En el documento en cuestión , la compañía brinda algunos detalles de cómo realizará la transición de prácticamente la mitad de su infraestructura de centros de datos hacia la plataforma Microsoft Azure IaaS (Infrastructure as a Service). Además, en el documento se dan detalles de cómo lograr que el staff se entusiasme con el proyecto y motivar la participación. De hecho, se brinda un interesante panorama del camino a seguir para realizar una migración exitosa y a gran escala hacia IaaS en la nube.

Migración de 8 centros de datos

La gente de IT de Microsoft ha preparado un método sistemático y medible para la migración a Azure IaaS de ocho centros de datos, en los que se encuentra un 60% de los sistemas que están alcanzando el final de su ciclo de vida útil o EOL (End of Life). El plan se completaría hacia mediados del año 2018. Si se compara este proyecto con la opción que habría representado la renovación del hardware EOL y la consolidación de servidores en otros centros de datos, veremos más adelante que existen ahorros importantes. En principio, tengamos en cuenta que el capital requerido en la renovación de los sistemas EOL sería de unos U$S 200 millones. El proceso de migración, sin embargo, es sin duda más lento que el del reemplazo, dado el tamaño de la infraestructura a ser migrada y el enfoque de trabajo sistemático y mesurable que se seguirá.

Este proyecto sin duda ofrecerá muchas enseñanzas y experiencia. Algunos de los sistemas seguirán estando en modo on-premise, lo que llevará a un contexto de nube híbrida. Esos recursos incluyen a Active Directory Domain Services (AD DS), Domaine Name Systems (DNS), Windows Server Update Services y a Microsoft System Center 2012 Configuration Manager (Encargado de toda la configuración e inventario de la infraestructura completa de Microsoft).

Todos los demás sistemas serán estudiados uno por uno y la migración a Microsoft Azure IaaS se iniciará antes de pasar todo a una nube privada, virtualización en una nube no privada y servidores físicos. El impacto previsto en términos de costo de capital está subordinado al grado de contundencia del plan de adopción de Microsoft Azure y a la cantidad de instancias de sistemas operativos (OSIs, por Operating System Instances) a ser migrados. Los ahorros podrían alcanzar a U$S 35 millones en una estimación conservadora de 6000 OSIs en cuatro años y podrían alcanzar a los U$S 118 millones si se los migra a todos, unos 20.000 OSIs que llegan al final de su vida útil.

La estructura del plan

En principio, se establecen los procesos necesarios para que los recursos de IT tengan una visión clara del alcance que tiene la participación de cada unidad de negocio con Microsoft Azure. Se preparó lo necesario para administrar los requerimientos de la migración y para que todos los afectados estén adecuadamente informados de la forma en que el proceso de migración funcionará. Por otra parte, se detallan cuáles son los factores de clasificación que hacen que una aplicación o carga de trabajo sea apta para ser migrada. La gente de IT de la compañía ha automatizado la configuración y creación de las máquinas virtuales iniciales en Azure y así los responsables de las aplicaciones podrán requerir los cambios de configuración que resulten necesarios.

La migración será ejecutada a través de tres grupos de trabajo. El primero, considerado clave, es el de Alineamiento Negocio/IT. En este punto, los observadores de Ovum consideran que Microsoft está en lo correcto al poner a las unidades de negocio y no a IT en la conducción del proceso de migración. El segundo grupo se encarga de los aspectos técnicos de la migración, de las herramientas, incluyendo a las de terceras partes y de los procesos para la identificación de las cargas de proceso adecuadas. También debe garantizar el éxito de la migración evitando que la ejecución afecte negativamente al trabajo diario que se realiza en la empresa. Por último, el tercer grupo se encargará de retroalimentar al equipo de Microsoft Azure. En función de ganar confiabilidad, la información más sensible y corporativa, como la de personal y otra, estará en la última etapa de la migración, de forma que eso ocurra cuando Microsoft Azure haya sido debidamente estudiado y preparado.