Microsoft incorpora por primera vez tecnología UML en su proyecto “Oslo”

5 Nov 2008 en Software

Un lenguaje de modelado como UML se utiliza para facilitar la especificación y visualización en proyectos de software de cierta complejidad. El proyecto con el que Microsoft ingresa a la competencia en UML se denomina Oslo y tiene tres componentes: Un lenguaje de modelado conocido como “M” y que sirve para crear y usar lenguajes textuales y específicos a dominios (DSLs por Domain-Specific Languajes), además de modelos de datos. Luego tenemos un repositorio creado sobre SQL Server, tanto para herramientas como plataformas. Por último, a la herramienta por ahora llamada Quadrant, para la definición e interacción con modelos en un ambiente visualmente rico.
En 1990, Rational Software (ahora de IBM), trató de crear un lenguaje único con orientación a objetos. El objetivo era contrarrestar la fragmentación causada por la presencia de numerosos lenguajes orientados a objetos. Ese proyecto resultó en UML y fue el generador básico de ingresos de esta compañía hasta que IBM la compró en 2002.
En Microsoft, aparentemente vieron a UML como a un lenguaje de nicho. Pero ahora, parecen querer convertirlo en una herramienta de uso más generalizado. “Pensamos en cómo llevarlo a una adopción general. Lo queremos convertir en una pieza central de .NET y de Visual Studio para que la gran mayoría de los desarrolladores de nuestra comunidad lo pueda adoptar,” dijo Burley Kawasaki, director de productos de la división Connected Systems de Microsoft.
Kawasaki opina que la mayoría de los programadores no se consideran modeladores. Suelen diseñar sus modelos basándose en Visio, la utilidad de graficación y presentación de Microsoft, para luego implementar siguiendo ese trazado.
Pero lo que Microsoft ve como nicho, es para otros de uso general. Por ejemplo, en los ambientes dominados por IBM, UML es ampliamente utilizado.
Kawasaki, por su parte, considera que los conceptos de modelado es usado en silos por los desarrolladores. “Tienen que aprender a usar diferentes herramientas y lenguajes y, en muchos casos, para cada parte de una misma aplicación. Nosotros estamos llevando la mayor funcionalidad posible al core de .NET como runtime de propósito general,” agrega.
El lenguaje “M” será licenciado de forma que las terceras partes puedan implementar sus propias versiones para bases de datos no-Microsoft y plataformas no-Windows. Permitirá crear nuevos DSLs para industrias específicas y las empresas podrán tener versiones para sus necesidades particulares. Kawaski cree que existe un amplio campo para lenguajes con un dominio específico.
UML no ha ganado hasta hoy gran popularidad entre desarrolladores Windows. Eso se debe, según Ray Valdés, analista de Gartner, a que la baja escala promedio en los desarrollos Windows. “Microsoft es fuerte en proyectos de menor escala, donde la metodología es más informal. Los programadores en esos entornos ven a UML como complicado. Algunos prefieren codificar primero y preguntar después,” comenta.
A partir de este proyecto, Microsoft trae un esperado rigor y mejores prácticas a sus ambientes de desarrollo, algo que también puede ayudarle a ganar mercado en el desarrollo de aplicaciones a nivel empresarial.
Todavía no se ha dado fecha para la liberación de una versión final de “Oslo,” pero está disponible en el programa de vista preliminar para la comunidad tecnológica (CTP), donde los desarrolladores pueden tener una vista del producto durante su etapa de desarrollo.