Microsoft apuesta a todo o nada con su integración desktop/servidor

31 Mar 2005 en Software

Microsoft ha puesto todo el peso de su participación de mercado detrás de la integración entre el desktop y servidor, un proceso que culminará con la liberación de las versiones Longhorn de Office y Windows en 2006.
En esta ocasión, Microsoft apuesta al lado servidor para generar más ingresos en un mercado de sistemas operativos que se presenta saturado y donde los precios de su software servidor pueden llevar a los clientes en dirección a soluciones open source.
El nuevo software de Microsoft, incluyendo a Visual Studio 2005, la herramienta de desarrollo que aparecerá a finales de este año, ofrece un nuevo nivel de integración que sólo interesará a las empresas que no teman quedar encerradas en el entorno de un mismo proveedor.
La visión de la industria del software open source es muy diferente y orientada a la variedad de aplicaciones y proveedores que interoperan gracias a la utilización de estándares abiertos.
El concepto original de Web services, según el analista de Júpiter Media, Joe Wilcox, “era el de plataformas y entornos de desarrollo independientes de las aplicaciones. Ahora, Microsoft está colocando a Web services como herramienta esencial en casi todos sus productos, llevando a la opción de tomar el camino Microsoft o el del resto.”
Microsoft está poniendo Web services en todas sus aplicaciones vía .NET, pero siempre desplegando esquemas propietarios de XML. “Si los desarrolladores quieren ser sólo Microsoft, esta es su oportunidad,” agrega Wilcox.
En la contraparte, tenemos a OASIS, la organización de estándares para e-business que trabaja en dirección a estándares abiertos que también pueden ser usados por los desarrolladores de aplicaciones independientes. El último estándar en ser aprobado fue WSDM (Web Services Distributed Management), con el que se pueden escribir aplicaciones de administración de Web services. El mayor interés en Web services permite disponer de un surtido de servicios y APIs para crear funcionalidad a medida que no necesita residir en un servidor o cliente único.
Por su lado, Microsoft incitó en su Office Developers Conference a usar a Office como plataforma de desarrollo, invitando a los desarrolladores a extender la customización de sus programas. Por ejemplo, se puede pensar en “islas de datos” dentro de un documento Word, las cuales se refrescan automáticamente mediante la conexión a una base de datos externa cada vez que el documento es abierto.
Microsoft tendrá que ofrecer algo más que mejoras incrementales, algo que le permita superarse funcionalmente frente a productos como OpenOffice, por ejemplo. Sobre OpenOffice es que trabaja OASIS/ISO para su estandarización como Open Document, un formato de documento XML que puede ser usado por los desarrolladores para extender la funcionalidad de la misma forma que los socios de Microsoft lo hacen sobre Office.
A todo esto, los analistas en general coinciden en que Microsoft dominará sobre el 85% de la base instalada mundial durante los próximos cinco años.