Metodología de desarrollo “Agile”: mayor valor, menor desperdicio de esfuerzos

1 Oct 2009 en Software

Según el analista senior de Forrester Research, Dave West, los proyectos de desarrollo de software están abandonando la modalidad en “cascada” para pasar al más rápido y efectivo Agile.
Agile es el conjunto de metodologías basadas en el desarrollo iterativo e iniciadas en el año 2001 con la creación del Agile Manifesto.
Intenta crear un nuevo modelo de sistema de desarrollo que reemplace a los antiguos métodos de programación. En este modelo, el trabajo se distribuye entre grupos auto-organizados, con funcionalidad cruzada e interdependientes.
El analista West presentó su visión en una sesión online de HP Virtual Conference 2009, el pasado martes. Explicó que el enfoque en cascada, así llamado porque el trabajo fluye hacia abajo en un esquema altamente estructurado, presenta áreas que se aíslan debido a la especialización de sus tareas. A medida que las organizaciones crecen, el enfoque en cascada va desplazando su foco a la transición de una etapa a otra de los proyectos. Esto lleva a mayor complejidad y menor comprensión de los proyectos. “En situaciones donde no hay una buena comprensión encontramos que los procesos se vuelven más complicados y el planeamiento se hace imposible. No podemos determinar si una persona debe hacer algo porque no sabemos qué es ese algo y si la persona es la adecuada. Eso es porque no sabemos lo suficiente sobre el problema,” comentó West.
Para el analista, la alternativa es la metodología Agile. Un estudio de Forrester realizado este año mostró que un 30% de los equipos de desarrollo usan la metodología Agile. Hace dos años, ese porcentaje era de entre un 8 y 10%. “Estamos viendo un cambio de trayectoria. La especialización del trabajo está siendo reemplazada por un modelo que genera entregas más frecuentes, mayor participación del cliente y una organización diferente del equipo de desarrollo,” dijo.
Los desarrolladores pueden sumarse al método Agile usando herramientas de empresas como HP o IBM, entre otros. Bajo esta metodología, se liberan frecuentes versiones para asegurarse de que los desarrolladores entienden los problemas que tratan de resolver. El proceso de integración y construcción continua hace que los desarrolladores traten de crear valor más rápida y frecuentemente.
El modelo de relación con el cliente (o usuario), en lugar de basarse en un contrato pesado que debe ser suscripto por los clientes con frecuencia, se basa en una relación diferente y más cercana de trabajo con dichos clientes.
El modelo Agile no equivale a una menor gobernabilidad. Según West, requiere de un diferente ciclo de vida de gobernabilidad, donde los mojones se establece para administrar riesgos y garantizar comunicación efectiva.
El papel de los miembros de los equipos de desarrollo también cambia. West destaca que los analistas funcionales o de negocio, pasan de su papel de escritores documentos al de tomadores de decisiones. “Tienen el empowerment para tomar decisiones. Se convierten en dueños de productos o funciones y comprenden los problemas, lo que hace que entreguen el software más rápido.”
“Piensen en términos de dos variables: valor y desperdicio. Piensen en cómo incrementar el valor y los mecanismos para juzgar ese valor. También piensen en el desperdicio que hay en los pasos que están dando. Si pueden mejorar esas dos cosas, aumentar valor y reducir desperdicio, estarán yendo hacia un ciclo de vida tipo Agile y eso puede cambiar la forma en que desarrollan software,” concluyó West.