Mejoran las condiciones para la migración a Linux

4 Nov 2004 en Software

En alguno u otro momento, la mayoría de los ejecutivos de IT tendrá que preguntarse si es conveniente la conversión o adopción a/de Linux en una determinada aplicación. La posible respuesta a esta pregunta se ha ido simplificando a medida que Linux evolucionó hacia versiones preparadas para entornos empresariales.
Hace sólo unos pocos meses, Wim Coekaerts, director de ingeniería Linux en Oracle, no habría aconsejado a ninguno de sus clientes que contemple a Linux para aplicaciones de misión crítica como un ERP (Enterprise Resource Planning). Hoy, con la llegada de Linux 2.6, RedHat Advanced Server y SuSE 9.0 Professional, no le quedan dudas de que Linux puede ser capaz de soportar a las aplicaciones de software más críticas.
Las versiones de Linux funcionan muy bien sobre servidores SMP (Symmetric Multiprocessing) de 32 o 64 CPUs, aquel nivel en el que no se lucía en sus comienzos. En lugar de comprar grandes equipos tipo mainframe, las empresas ahora pueden comprar cajas estándar SMP y armar clusters con el consiguiente ahorro de costos.
“Ya hay clientes que han hecho eso,” dice Coekaerts. “Algunos tenían un sistema Unix de 64 procesadores, por ejemplo, y lo reemplazaron con un cluster Linux sobre plataforma Intel de 60 nodos para conseguir un rendimiento igual o mayor, por mucho menos dinero.”
El reemplazo de equipos grandes o medianos por cajas Linux requiere de la utilización de clusters, de una sólida SAN (Storage Area Network). La SAN es importante porque desacopla al sistema operativo de los datos que se procesan, lo cual brinda seguridad y estabilidad para los datos de misión crítica. Pasar de Unix a Linux tiene la ventaja de que ya existe en la empresa el expertise (con algo de reeducación) necesario para operar Linux en forma efectiva, ya que este sistema desciende de Unix. Para la gente de Windows, la cosa es mucho más difícil debido a las grandes diferencias entre las dos plataformas.
Las aplicaciones también han dejado de ser un problema y hoy la portación de programas desde cajas Unix a Linux es mucho más simple. Además, hay gran cantidad de software Open Source para ambientes empresariales y las aplicaciones World Class están siendo certificadas para Linux, como en el caso de Oracle.