HP enfrenta significativas pérdidas y problemas con la adquisición de Autonomy

CFO de HP

 

 

 

 

 

 

La CFO de HP fue la única que en su momento se opuso a la adquisición.

Luego del fracaso que HP experimentara con la compra de Pilot y su intento en el campo de las tablets con el WebOS, HP enfrenta un nuevo fracaso que en parte se atribuye a la impericia de su entonces CEO, Leo Apotheker y en parte a maniobras oscuras con los resultados contables de Autonomy. La CFO de HP, Catherine Lesjak, se había opuesto firmemente a la adquisición. Hoy HP opera con pérdidas que pueden ser consideradas importantes y además ha perdido valor como compañía, lo cual se traduce en el precio de sus acciones.
CFO de HPEn su reciente reporte financiero trimestral, HP presentó una pérdida de U$S 7.000 milones. En gran parte, esto se debe al asiento contable por depreciación de U$S 8.800 millones en el valor de la compañía de software Autonomy, adquirida por HP en el 2011. HP informó oficialmente que esta depreciación fue disparada por “serias irregularidades” y “descaradas tergiversaciones” que se habrían producido antes de que la adquisición se llevara a cabo.
Aaron Ricadela y Amy Thomson, de la firma de informaciones financieras Bloomberg, dieron la siguiente información: “Hewlett-Packard Co. cayó a su menor valor de compañía en toda la década luego de informar que la compañía de software británica Autonomy, adquirida el año pasado, falsificara sus estados financieros. Esto resultó en un cargo de depreciación de U$S 8.800 millones en el valor de los activos de Autonomy Corp. “HP está extremadamente sorprendida al advertir que algunos ex miembros de la conducción de Autonomy utilizaron irregularidades contables, tergiversaciones y brechas de confidencialidad para inflar las métricas financieras de la compañía antes de que HP procediera a su adquisición,” rezó en un comunicado de HP.
Según un artículo de Ben Worthen publicado en The Wall Street Journal, “La CEO de HP, Meg Whitman, declaró que una investigación interna reveló serias irregularidades contables y presentaciones tergiversadas que precedieron a la compra de Autonomy. HP pagó U$S 10.000 millones por esa firma en 2011. Según lo informado por HP, directivos de la firma Autonomy distorsionaron ventas de hardware de bajo margen haciéndolas aparecer como ventas de software y registraron algunos acuerdos con socios de negocios como ingresos aun cuando los clientes nunca compraron los productos. Whitman comentó que HP alertó a la Comisión de Securities and Exchange de los EE.UU y también a la Oficina de Serios Fraudes del Reino Unido, solicitándoles que abran respectivas investigaciones. HP también informó que está contemplando el uso de recursos de litigación privada, aunque Whitman aclaró que el resultado de ese tipo de acción legal podría llevar años en ser alcanzado. De los U$S 8.800 millones, más de 5.000 se relacionan con irregularidades contables.”
La agencia de noticias Reuters, por su parte, informó que “Mile Lynch, ex CEO de Autonomy, rechazó de plano los argumentos expuestos por la gente de Hewlett Packard en cuanto a “serias irregularidades contables.” En un breve comunicado entregado a la agencia Reuters, una agente de prensa informó que la anterior conducción de Autonomy rechazaba los argumentos de HP. “El ex equipo de management de Autonomy se sintió muy sorprendido al ver esas declaraciones en los medios de hoy y rechaza de plano y por totalmente falso lo informado por HP.”
Paul McDougall, columnista de InformationWeek, resumió la situación financiera de HP de la siguiente forma: “En el trimestre que finalizó el 31 de octubre, HP informó que sus ingresos alcanzaron los U$S 30.000 millones, un 7% menores a igual período del año anterior. La compañía presentó una pérdida de U$S 3.49 por acción. Para el fiscal 2012 en su totalidad, HP registra una pérdida de U$S 12.700 millones sobre ingresos que alcanzaron a los U$S 120.400 millones, lo que es un 5% de caída respecto al fiscal 2011.”

La CFO de HP se había opuesto a la adquisición
Catherine Lesjak, la Chief Financial Officer de HP, se ganó el enojo de Leo Apotheker, el entonces CEO de HP que decidió la adquisición. A mediados del 2011, Lesjak se opuso a la adquisición y no por el hecho de que sospechara la existencia de fraude alguno, sino porque estimaba que la valuación de esa compañía era sencillamente exagerada y absurda. Incapaz de lograr que Apotheker oyera sus argumentos, la ejecutiva se dirigió al directorio de la compañía en una maniobra poco usual para lograr que HP no comprara a Autonomy.
A pesar de los argumentos de Lesjak, el directorio de HP aprobó la compra. Un mes más tarde, Apotheker era despedido de la compañía y hoy el directorio seguramente cree que debería haber escuchado a la CFO, que hoy continua en su cargo.