Los 5 puntos a considerar para migrar a la nube híbrida

10 Nov 2014 en Management

 

Por: FJ Gould, Director de canales y director ejecutivo de operaciones para VMware América Latina

Si bien las nubes que componen la nube híbrida permanecen como entidades separadas, se encuentran conectadas, ofreciendo los beneficios de modelos de despliegue múltiple. Es decir, que la nube híbrida permite a una empresa beneficiarse de la escalabilidad y la efectividad de costos que una nube pública ofrece, sin exponer aplicaciones y datos críticos a terceros.

 

Una encuesta de la compañía IDG Survey[1]revela que, entre los administradores de TI que ya usan la nube híbrida, más del 50% comenzaron con cargas de trabajo de desarrollo y pruebas, 43% comenzaron con recuperación de desastres y 40% comenzaron con aplicaciones empaquetadas. De acuerdo a la estrategia específica de su empresa y sus particulares requisitos de TI, considere evaluar los siguientes cinco tipos de workload para la nube híbrida.

  1. Desarrollo y pruebas

Con frecuencia clientes internos de TI se ven tentados por los productos de acceso inmediato y auto servicio que ofrecen las nubes públicas. Por consecuencia, muchos departamentos de TI no pueden mantenerse al día con los requisitos del negocio y están perdiendo el control y la visibilidad de sus propios recursos. La creación de entornos del ciclo de vida completos para pruebas y desarrollo puede ser un proceso lento y costoso. La nube híbrida satisface esa demanda rápidamente. Los usuarios pueden desarrollar y probar aplicaciones en la nube y, si lo desean, transferirlas a la plataforma de producción. La transferencia del desarrollo y las pruebas a una nube híbrida es una forma fácil, rápida y costo efectiva para obtener capacidad a pedido por un periodo de tiempo limitado.

  1. Disaster Recovery

La mayoría de las organizaciones saben que necesitan proteger la información de negocios crítica para reducir los tiempos de inactividad en caso de interrupciones de servicio, fallos eléctricos, desastres naturales y otras dificultades. Pero no todas las compañías tienen el presupuesto, el conocimiento o el tiempo para desarrollar un plan de recuperación de desastres completo. Aunque es una de las prioridades de TI, el costo asociado con el despliegue de un plan de recuperación de desastres lo convierte en un objetivo que con frecuencia es inalcanzable. La recuperación de desastres en la nube es una alternativa reciente y atractiva debido a su flexibilidad en compromiso, capacidad y costo.

  1. Extensión de aplicaciones existentes

Con un presupuesto que puede mantenerse igual o reducirse según las necesidades, los departamentos de TI se enfrentan al reto de disminuir costos y liberar recursos para iniciativas más estratégicas. Una solución es migrar las aplicaciones estándares empaquetadas que se ejecutan en la nube privada o que son más caras de ejecutar o probar en el sitio. Las aplicaciones que no son estratégicas o personalizadas para el negocio, tales como las de correo electrónico y los programas de colaboración, se benefician de reducciones de costo significativas cuando se ejecutan en una nube híbrida.

  1. Recuperación de desastres

La mayoría de las organizaciones saben que necesitan proteger la información de negocios crítica para reducir los tiempos de inactividad en caso de interrupciones de servicio, fallos eléctricos, desastres naturales y otras dificultades. Pero no todas las compañías tienen el presupuesto, el conocimiento o el tiempo para desarrollar un plan de recuperación de desastres completo. Aunque es una de las prioridades de TI, el costo asociado con el despliegue de un plan de recuperación de desastres lo convierte en un objetivo que con frecuencia es inalcanzable. La recuperación de desastres en la nube es una alternativa reciente y atractiva debido a su flexibilidad en compromiso, capacidad y costo.

  1. Modernizar aplicaciones empresariales

La nube es un modelo de despliegue ideal para la entrega de escritorio como un servicio y las aplicaciones empresariales basadas en arquitecturas tradicionales o de tres niveles. La actualización de las mismas presenta una oportunidad para decidir desde una perspectiva de costo, administración y eficiencia operativa si tiene sentido almacenar esas aplicaciones en el sitio o transferirlas. Puede optar por mantener los datos importantes en el sitio y transferir los otros niveles para aprovechar la capacidad adicional de la nube.

Aplicaciones de la próxima generación

Las organizaciones de TI están adoptando marcos de desarrollo y plataformas como un servicio para ofrecer aplicaciones móviles de alta calidad y de próxima generación. La mayoría de estas aplicaciones están basadas en la web, y los usuarios esperan tener acceso a ellas y a datos de múltiples fuentes a través de múltiples dispositivos – a cualquier hora, en cualquier lugar. Al mismo tiempo requieren de un uso intensivo de datos y necesitan elasticidad para escalar y poder satisfacer la demanda, así como los picos inesperados de tráfico. La nube está diseñada para satisfacer todos estos requisitos.

A medida de que las empresas caen en cuenta de que la nube híbrida provee lo mejor de ambos mundos: el acceso a petición a los recursos que necesita TI y la flexibilidad de transferir las cargas de trabajo para satisfacer necesidades específicas, la pregunta hoy por hoy ya no es “¿Qué es una nube híbrida?”, sino “¿Cuándo comenzamos a usar una nube híbrida?”

[1]Quick Poll Research: IaaS Hybrid Cloud, IDG Research Services, enero de 2014