¿Llegó el momento de las redes convergentes?

Son varios los proveedores de networking que tratan de que las empresas usuarias adopten tecnologías de convergencia de datos con voz sobre sus redes. Pero hasta hoy, faltaba un elemento crítico y era, precisamente, la convergencia de los propios proveedores de soluciones. En un artículo publicado por la empresa inglesa Butler Group, se hace referencia a la constitución de ECA (Enterprise Communications Association) en la que se agrupan proveedores de productos y servicios. El objetivo es promocionar comunicaciones convergentes de voz, video y datos sobre las redes empresariales.
Ya no es posible dejar de considerar la tecnología convergente cuando se reemplazan o amplían las centrales convencionales (PBX) o las mismas redes de datos. La tecnología de networking ya es lo suficientemente sólida como para que los beneficios de la convergencia superen a los eventuales inconvenientes. La oportunidad de reducir costos es despreciada por muy pocos. Con la convergencia se reducen las tareas de soporte y mantenimiento, consolidándose los skills del personal al no tener que utilizar dos tecnologías diferentes para voz y datos.
Al largo plazo, se reduce el gasto en infraestructura mediante una red única. La cantidad de MACs (Moves/Adds/Changes) a realizar por especialistas se reduce notablemente. Algunos estudios indican que el 15% de los presupuestos de comunicaciones se gastan en tareas triviales de cambios menores. Además, las soluciones convergentes abren la posibilidad de nuevas aplicaciones y servicios a empleados, clientes, proveedores y socios de negocio. Unified Messaging, servicios de telefonía avanzados, aplicaciones basadas en la detección de presencia, video conferencias e integración de sitio Web con call centers, son algunos de estos servicios.
Sin embargo, el artículo de Butler Group advierte que todavía existen problemas de interoperabilidad entre equipamientos de diferentes proveedores. La instalación de tecnología convergente tiene un mejor ‘business case’ en empresas que deben reemplazar sus actuales redes, necesitan reducir costos, incrementar la capacidad o quieren agregar funcionalidad. Los beneficios variarán de una empresa a otra, pero la estandarización de IP y otros elementos de la industria están fundando una nueva generación de redes y eso impulsará la convergencia en los siguientes tres años.
La formación de ECA es una clara señal de que la convergencia está madurando y ya tiene un caso de negocio más que convincente.