Linux avanza sobre Windows en servidores de grandes empresas

19 Oct 2010 en Servidores

En general, el éxito de Linux como sistema operativo para servidores se ha debido a su capacidad de reemplazar a Unix. También jugó el papel de complemento en grandes instalaciones Unix.
Linux Foundation encargó una investigación a Yeoman Technology Group y el informe final de esa encuesta mostró que Linux también está desplazando a Windows.
Considerando que una muestra de esta clase puede tener un sesgo, vamos a tomar los indicadores obtenidos en empresas más grandes, que fueron 387 en la muestra de 2000 que se seleccionó. Un 76.4% de las grandes compañías incorporará nuevos servidores Linux durante el año próximo, mientras que sólo un 41.2% hará lo propio con servidores Windows. Lo que más llama la atención es que un 43.6% reducirá la cantidad de servidores Windows el año próximo.
Linux ya no parece ser sólo una solución LAMP (Linux, Apache, MySQL y Perl/PHP); ha ganado un protagonismo más activo en el centro de datos. Ahora está haciéndose cargo de más aplicaciones de misión crítica. Más de un 66% de los entrevistados seguirá ese camino y un 36% migrará desde Windows. Un 32.4% migrará aplicaciones de Unix a Linux.
Antes Linux era visto como medio para bajar costos, pero los CIOs hoy lo ven como más estratégico con sus características y superioridad técnica que es apreciada por un 67.5% de los entrevistados. El recorte de costos también juega, ya que un 65.4% destacó su menor TCO (Total Costo of Ownership).
La dinámica que emerge de la comunidad de usuarios Linux es otro factor positivo y para muchos, garantía de que el software siga mejorando. La idea es que la comunidad aporta mejoras y no todo depende de lo que hagan los proveedores como Red Hat, Novell o Canonical, por ejemplo.
En un 50% de los encuestados, la capacidad de poder modificar código fue una razón de peso. Más de un tercio de las empresas realiza actividad de test y genera reportes de bugs, mientras que un 13.4% de los entrevistados ha desarrollado y entregado código. Entre las empresas grandes, esa proporción es mayor, llegando casi a un tercio de las compañías.