Las razones para ir a nubes públicas o privadas… o no

12 May 2010 en Servidores

Siguiendo con el informe de IDC que mencionamos en el artículo de arriba, tenemos que esta firma define a una “nube privada” como a una infraestructura convergente de servidor, storage y networking, la cual opera en formación cerrada y donde los servidores están virtualizados y automatizados (tanto servidores de computación, como de almacenamiento). “Si se quiere una máquina virtual para un team corporativo en 15 minutos, se la tiene. Hoy, tomaría días el subir el software y preparar un servidor para ese mismo team,” comenta Broderick. Aun con estas ventajas, el mercado todavía no despierta. Los tempranos intentos de virtualización han resuelto algunos problemas pero han creado otros. Antes existía un crecimiento descontrolado de servidores físicos y ahora pasa lo mismo con las máquinas virtuales (VMs). Se han desplegado VMs en muchos proyectos de corto plazo y tras su finalización, nadie se encargó de remover esas VMs. Broderick apunta a la necesidad de mayor automatización para hacer que las VMs expiren o al menos se notifique a los administradores cuando están inactivas por un determinado período.
Como estas cosas están comenzando a ser controlables, las compañías podrían ya estar en condiciones de aprovechar las nubes privadas con su virtualización y automatización. Pero ¿Son más económicas?
“En general una nube privada es una infraestructura menos costosa, pero depende del hardware y de los contratos de mantenimiento y servicio. Donde debería ahorrarse más dinero es en administración, aumentando la automatización y haciendo cada vez más fácil el uso diario para la organización,” agrega Broderick.
Respecto a pro y contra de las nubes, privadas y públicas comparten opiniones en gran medida. La encuesta de IDC muestra que las cuatro principales razones para pasar a una nube son: la mayor disponibilidad de recursos; la asistencia en recuperación ante desastres; el mejor aprovechamiento de activos y un menor costo total de propiedad (TCO). En ambas vertientes, el factor considerado en último lugar (crucemos los dedos) fue el ahorro en plantel de IT.
La mayor preocupación respecto a nubes públicas: la seguridad (70% de entrevistados). Especialmente en nubes públicas.  Un 45% de los entrevistados mostró igual preocupación respecto a nubes privadas. El segundo punto en importancia fue la inmadurez de la tecnología, que preocupa a un 30% de los encuestados.
La compatibilidad de la infraestructura existente con un entorno Cloud, es otro de los temas que preocupan. Más de la mitad de las empresas investigadas mostró una actitud de “esperar y ver.” Más respecto a nubes públicas, que a privadas. IDC no ha medido todavía cuánto dinero han conseguido ahorrar quiénes implementaron nubes privadas.