Las complicadas siglas de la tecnología de almacenamiento de datos

2 Dic 2003 en Storage

Todos los días aparece un nuevo acrónimo o sigla que representa a una tecnología, concepto, estándar, tipo de configuración, API, etc. Una vez que iniciamos la lectura de un white paper o hasta de un mensaje comercial, nos encontramos con sopas de letras que solamente pueden comprender quienes ese mismo día hayan actualizado sus bitácoras de terminología.
Las redes de almacenamiento (SANs) representan uno de los feudos preferidos para los fabricantes de acrónimos. Algunas veces este acrónimo permite entender algo acerca de la tecnología que representa y otras veces no aclara demasiado el panorama del lector. En esta miniserie de tres artículos, nos ocuparemos de analizar algunos de estos acrónimos fastidiosos.
FCIP: Es Fibre Channel over IP. En este caso, nos da una idea del propósito del protocolo. En FCIP convergen dos tecnologías diseñadas, una para solucionar requerimientos del almacenamiento en redes y la otra para operar a grandes distancias dentro de dichas redes. El primer componente es Fibre Channel, una tecnología optimizada para transporte de datos de storage, interoperabilidad y algunas aplicaciones de almacenamiento en redes locales. La segunda parte es IP (Internet Protocol), una tecnología madura para el transporte de datos en redes extendidas (WANs) en grandes distancias. FCIP se ocupa de encapsular a Fibre Channel y lo transporta sobre un socket TCP (Transmission Control Protocol, se ocupa de conectar dos hosts mientras que IP maneja los paquetes de datos). FCIP es un protocolo de tunneling que transparenta las conexiones punto a punto entre SANs (Storage Area Networks) ubicadas en lugares distantes mediante redes IP. FCIP se apoya en los servicios de TCP/IP  para establecer conectividad entre SANs remotas sobre LANs, MANs (Metropolitan Area Networks) o redes extendidas (WAN). TCP/IP se ocupa del control y administración de congestión y de la recuperación de errores y datos perdidos. La ventaja de FCIP es que puede utilizar TCP/IP como transporte y mantener intactos los servicios del tejido Fibre Channel. Así, las empresas pueden aprovechar la inversión realizada en vínculos IP para extender sus configuraciones Fibre Channel.
El encargado de crear confusión con FCIP es iFCP o Internet Fibre Channel Protocol, que es muy diferente al primero. Este protocolo se ocupa de que las redes Fibre Channel de storage se extiendan usando TCP/IP. Las diferencias entre ambos son claras. FCIP se utiliza para extender un tejido Fibre Channel existente mediante un túnel IP, permitiendo así el trabajo en red a la distancia. El túnel es IP, pero el resto sigue siendo Fibre Channel. iFCP, en cambio, representa una estrategia de migración entre las actuales SANs Fibre Channel y las futuras SANs IP. Los gateways iFCP pueden complementar a los existentes tejidos Fibre Channel o reemplazarlos por completo. Con iFCP se puede crear un tejido SAN que minimiza el componente Fibre Channel y maximiza el uso de la infraestructura TCP/IP de una empresa.