La virtualización en los ambientes de servidores

7 Jul 2004 en Servidores

El director de la firma investigadora Sageza Group, Charles King, opina que, mientras que la virtualización es explorada continuamente en los ambientes de storage, realmente es algo que debería funcionar a través de toda la infraestructura de IT.
VMware, la empresa que EMC compró a principios de este año por U$S 635 millones, es un ejemplo de la puesta en práctica de lo que expresa King. La unidad, que desarrolla software de virtualización de servidores para sistemas basados en tecnología Intel, proyecta un crecimiento de su facturación de entre un 75% a 100% para este año. VMware desarrolla software para infraestructura virtual con el que se consigue una capa de abstracción entre el hardware de computación, almacenamiento de datos, networking y el software que corre sobre ellos. Esto genera un pool de potencia de computación que puede ser aprovisionado sobre la marcha y es capaz de mover sistemas operativos completos de una máquina a otra para consolidar cargas de trabajo.
Con esta clase de herramienta, las empresas pueden agregar nuevos servicios y alternar recursos de un servidor a otro mediante una consola de administración, en lugar de tener que reconfigurar las máquinas. Esta infraestructura virtual también permite que el software pueda ser aplicado entre servidores sin reconfiguración, algo que representa un punto de partida sólido para la creación de una infraestructura de computación tipo utility u on-demand.
Si bien VMware no es una empresa conocida entre nosotros, entre los más de 5.000 clientes que utilizan su software para manejar cargas de trabajo en servidores de base x86, están empresas como IBM, HP y Dell. La cobertura de VMware es heterogénea, soportando a sistemas operativos como Red Hat, SuSe, Mandrake, Windows NT, XP y Windows Server, entre otros. Pero VMware no es la solución completa: mientras que facilita la administración de un conjunto de máquinas, persiste la necesidad de administración de varios sistemas operativos. De esta forma, resuelve el problema del hardware redundante, pero crea el dilema del software redundante. Este punto débil está siendo aprovechado por competidores como Veritas o Trigence, aunque la gente de VMware espera contar pronto con una nueva solución.