La pregunta del millón: ¿Cuánto se tardará en recuperar la información crítica si ocurre un desastre?

4 Nov 2003 en Software

 Si Ud. cree que solamente en nuestra sureña parte del continente vamos a responder a esta pregunta con cosas como “mmm,” “más o menos unos…” o “qué se yo… depende de lo que ocurra,” se equivoca. En los EE.UU. se realizó un estudio entre las mayores empresas y se consultó a sus más altos ejecutivos acerca de sus estrategias de recuperación de la actividad empresarial en caso de un desastre. En la mayoría de estas enormes y poderosas empresas, sus directivos creen que se tardará más de un día hábil en restaurar los sistemas más críticos para su funcionamiento. En las empresas de menor porte o pequeñas (parecidas a nuestras mediano-grandes), los resultados fueron decepcionantes y no vamos a hablar de ello porque no arroja ninguna enseñanza.
 Como para ir tomando como referencia: los sistemas de email serían los más rápidamente recuperables, con un promedio de 9.1 horas. Les siguen los sistemas de ingreso de pedidos con 9.2 horas; luego los de CRM (Customer Relationship Management) y finanzas, que tomarían unas 10.8 horas cada uno para su restauración. El sistema de SCM (Supply Chain Management) reviviría en unas 10.9 horas, mientas que los ERP se tomarían unas 11.1 horas para retomar la marcha ¿Qué le parecen estos benchmarks? Si los suyos son mejores, cuéntennos, nos interesa saberlo y publicarlo.
 Para semejante tamaño de organizaciones, parecen buenos tiempos, “pero ese nivel de interrupción podría ser fatal para compañías que se apoyan totalmente en IT para hacer funcionar su negocio,” observa Jim Simmons, CFO de SunGard Availability Services.
 La mayoría de las empresas (un 67%), declaró estar mejor preparada ahora, que antes de setiembre 11. Un 60% ha creado equipos de emergecia capaces de comandar la empresa desde otro sitio remoto en caso de emergencia. Un 71% ha incrementado el presupuesto dedicado a la reducción del costo. Más de la mitad sienten como amenaza a los ataques a las redes y a las telecomunicaciones, mientras que la proporción de los que temen a desastres naturales u otros, es menor al 15%.