La lucha de Oracle por la adquisición de PeopleSoft se acerca a su desenlace

23 Sep 2004 en Software

Durante la conferencia internacional de usuarios de PeopleSoft en San Francisco se hicieron continuas referencias a Oracle. El mismo CEO de PeopleSoft, Craig Conway, llegó a decir que la adquisición es un capricho personal del maléfico Larry Ellison (CEO de Oracle) y que, de realizarse, los más perjudicados serán los clientes.
Del lado de Oracle, se puede decir que la adquisición ya está dentro de su bolsillo y que sólo le quedan obstáculos como la Comisión Europea y un par de casos en la corte.
Entre los clientes de PeopleSoft se perciben dos grandes grupos: el de los que están confundidos y preocupados y el grupo de los que confían en que Oracle continuará los productos de PeopleSoft. De hecho, si la base de clientes de PeopleSoft resultara dañada, equivaldría al fracaso de la tan peleada adquisición.
Cuando todo se inició, Conway se ocupó de posicionar a Oracle como a una empresa despiadada y con una historia de comportamiento atroz. Los empleados de PeopleSoft caracterizan a Oracle como un “imperio del mal.” El término “maldad” es casi un cumplido para la cultura directiva de Oracle que tiene reputación de ser muy agresiva.
Pero más allá de las características de los actores, se trata de un tema de negocios. Larry Ellison, cualquiera sean sus emociones, es un hombre de negocios y no gastaría tantos millones en comprar una empresa sólo para abortar un proceso de reconstrucción que Conway lidera en PeopleSoft desde la mala etapa que vivió su empresa a comienzos del 2000. Jim Finn, vocero de Oracle, señaló “hemos acordado dar soporte a las soluciones de PeopleSoft durante diez años, más de lo que ellos mismos lo hacen hoy.”
Todavía falta por hacer para llegar a una definición: Está la causa anti-monopolio de la Comisión Europea y existe una audiencia con los clientes de PeopleSoft que se ha postergado para el mes de enero.