La lenta migración a Vista/Office 2007 frena el desarrollo de OBAs

13 Ago 2007 en Software

Muchos usuarios que han comprado su nueva PC con Windows Visa instalado desean volver a XP. Muchos no se sienten cómodos con los problemas y complicaciones de este sistema operativo al que Microsoft comienza a pulir.
Las preferencias de los usuarios son una cosa y la decisión de un CIO en la adopción de un sistema operativo, es otra muy diferente. No es lo mismo adoptarlo para uno, que para cientos de desktops.
Joshua Greenbaum, directivo de la firma consultora Enterprise Applications Consulting, de Berkeley, California, cree que la adopción masiva de Vista en una empresa puede tener consecuencias negativas. En su opinión, lo mismo ocurre con Office 2007, el sucesor de Office 2003.
Greenbaum no es el único que aconseja esperar antes de adoptar a Vista y Office 2007 y muchos CIOs lo han decidido sin necesidad de asesoramiento externo.
A consecuencia de esta situación, los planes de dominio de la experiencia de usuario desktop en el software empresarial que alienta Microsoft, se ven complicados.
Microsoft tiene una gran oportunidad para captar volumen e ingresos con sus OBAs (Office Business Applications) en el espacio empresarial. Esto en particular con Outlook, Excel y Word en su papel de interfaces con aplicaciones ERP como las de SAP, Oracle, Microsoft Dynamics y otras, que es lo que se logra con OBAs.
El uso de Oulook, Excel o Word como interfaces con funcionalidad back-office ERP, provocaría el ingreso de los usuarios Office al mundo ERP sin necesidad de una interfaz propietaria Windows o un portal corporativo. El primer producto OBA ha sido Duet, la creación SAP/Microsoft, ha mostrado que existe interés de los clientes por las nuevas OBAs no-SAP.
Un esquema exitoso de OBAs requiere de una plataforma Vista/Office 2007, aunque también hay posibilidades para XP con Office 2003. Pero la mayoría de los desarrolladores de software querrán la plataforma óptima.
Esa plataforma, del lado de los usuarios, se alcanza sólo a través de un upgrade a las nuevas versiones, lo cual puede ser una pesadilla. Solamente lograr que Vista y Office 2007 funcionen juntos en una laptop nuevita, lleva varias horas de retoques.  Imaginen a un gerente de IT con cientos de PCs. La perspectiva de este grado de complicación lleva a una actitud prudente: esperar y ver qué pasa.
Todo esto podría no ser positivo para la visión que Microsoft impulsa con sus OBA. Greenbaum reconoce que se pueden hacer muchas cosas con XP y Office 2003, aun sin Vista y Office 2007. pero cree que no es una buena idea invertir esfuerzo en una plataforma que tiene poca vida por delante.
El especialista concluye en que Microsoft enfrenta problemas para crear las sinergias naturales a sus diferentes líneas de productos. Compatibilidad de versiones y sincronización deben prevalecer sobre características internas de los productos ya que éstas pierden utilidad si no funcionan juntas y armónicamente. El gran abanico que Microsoft pretende crear para la empresa todavía no logra plasmarse en los hechos.